29 jul. 2012

DE ESCUELA, DESPENSA Y SIETE LLAVES AL SEPULCRO DEL CID… DEL REGENERACIONISMO A RECONVERSIÓN; POR UNA RECONVERSIÓN DEL ESTADO



Dicen que fue Napoleón el que dijo aquello de que “el que no conoce la historia está condenado a repetirla”.

Ayer me sorprendió el debate de Telecinco dándole cancha a Aleix Vidal-Quadras y la Plataforma Reconversión (reconversión.es) y a los tertulianos de siempre. Bueno, pues anoche Vidal-Quadras me llevó al montisonense Joaquín Costa Martínez, al Regeneracionismo y al fantástico lema del movimiento: “Escuela, despensa y siete llaves al sepulcro del Cid” (que siempre se ha dicho, aunque su libro dice sólo dos: “Crisis política de España: doble llave al sepulcro del Cid”, Madrid, 1914).

Sí, sí, sí, don Joaquín, estamos ahora mismo, salvando la distancia del tiempo, como cuando Ud. planteaba sus ideas a finales del XIX. Sí, sí, sí, don Joaquín: mucha escuela que evite la profusión y auge de los mediocres, despensa para que todos tengan al menos su sustento que llene la despensa y dejémonos de aventuras: ya está bien de cantar las glorias… hasta las del Estado Autonómico.

Recordemos que esto que ahora lanza Vidal-Quadras ya empezó con los arbitristas desde mediados del XVI (Escuela de Salamanca); si les hubiéramos hecho caso ya entonces. Incluso los ilustrados del XVIII, aquellos prohombres de la letra “C” (Francisco Cabarrús, José Cadalso, Pedro Rodríguez de Campomanes, Antonio de Capmany, Antonio José de Cavanilles) y Benito José Feijoo, Gaspar Melchor de Jovellanos, José Celestino Mutis… y hasta el reformismo borbónico… Pero el caso es que el Regeneracionismo que me ocupa (bajo el nombre de Reconversión) es consecuencia de la crisis del sistema político de aquellos días, que era el de la alternancia política instaurada por don Antonio Cánovas del Castillo.

Vaya, hombre, alternancia política; esto me suena. Entonces alternancia del Partido Liberal-Conservador con el Partido Liberal-Fusionista de don Práxedes Mateo Sagasta; ahora la alternancia legítima en la urnas de PSOE y PP.

Regeneracionismo del XIX frente a Reconversión del XXI…

Porque hay que recordar que todo esto arranca de un momento consecuencia de la guerra del francés, que llamamos de la Independencia, y tras la primera de las Guerras Carlistas. De aquellos polvos, con lo poco que llovió, vienen estos lodos, pues terminaron por crearnos, nada más despuntar el XIX, una oligarquía económica y política que relegó el papel motor de la burguesía a los reductos catalán y vasco (lo que provocó su industrialización) y dejó el resto del suelo patrio dedicado a latifundios agrícolas y ganaderos (como fuera desde tiempo inmemorial), salvo alguna excepción, como el Levante español, que derivó en burguesía agraria. En la mayor parte del país no hubo otra salida que la de ser jornalero. Si, como en el resto del mundo “civilizado” pero con menos posibilidades.

Costa, don Joaquín, bebió de las ideas de Lucas Mallada y Pueyo (“Los Males de la Patria y la futura revolución española. Consideraciones generales a cerca de sus causas y efectos. 1ª Parte: Los Males de la Patria”, 1890) y de Ricardo Macías Picavea (“El problema nacional. Hechos, causas y remedios”, 1899) donde, carcomido por el determinismo geográfico, pero con inusitado optimismo para el momento, señaló que: “las limitaciones geográficas y raciales de los españoles son superables mediante la educación y el abordaje de las cuestiones económicas estructurales del aprovechamiento de los recursos hídricos…” y se refería ya al trasvase del Ebro a tierras surestinas (el Sureste español: Alicante y Murcia) que luego sería el santo y seña de otro gran regeneracionista como Manuel Lorenzo Pardo. Y otros muchos más.

Costa, don Joaquín, contó con importantes aliados en su cometido: Julián Sanz del Río, Rafael María de Labra, Urbano González Serrano, José Lázaro Galdiano, Ramiro de Maeztu, Miguel de Unamuno, José Ortega y Gasset… y el alicantino Rafael Altamira Crevea que llegó a Director General de Enseñanza Primaria (1911) y revolucionó el Magisterio español, en sueldos y posibilidades, dando protagonismo a la primera base del Regeneracionismo: “Escuela”, que no siga fabricando mediocres.

Ahora, en Reconversión, están figuras como Mikel Buesa, Enrique Calvet, César Alonso de Ríos, Amando de Miguel, Arcadi Espada, Luis del Pino, Serafín Fanjul… Otra cosa no sé, pero méritos y capacidad, todos y toda.

Mirando la cosa desde fuera -don Joaquín, don Aleix- pues no ha cambiado tanto la cosa: alternancia en el poder de tendencias políticas, la economía que se las trae y la clase política que deja mucho que desear… Pues estamos como cuando Joaquín Costa lanza su Regeneracionismo y es cuando Aleix Vidal-Quadras pone en marcha Reconversión. Va a ser verdad lo de Napoleón: “el que no conoce la historia está condenado a repetirla”… si desde la EGB para acá no hubiera lanzado tanto mediocre, ahora mismo, seguro, yo estaría escribiendo de otra cosa.




No hay comentarios:

Publicar un comentario