13 abr. 2013

DEL PRIMER CONGRESO DE TURISMO DE LA COMUNIDAD VALENCIANA, EN BENIDORM; EL DEL TURISMO INSÓLITO



Benidorm tiene su tradición en esto de estudiar el turismo y sus consecuentes congresos. En 1963 ya se había celebrado en Benidorm la 1ª Asamblea Provincial de Turismo, y en los años sucesivos se realizaron algunas otras reuniones de este tipo.

Manuel Catalán Chana
Pero la más trascendente, ya en la España de las Autonomías, llega en diciembre de 1983, cuando era alcalde -desde el mes de mayo-, Manuel Catalán Chana y el PSPV gobernaba en la Generalitat y el Ayuntamiento de Benidorm. Pues nada más llegar a la alcaldía se impulsó el Primer Congreso de Turismo de la Comunidad Valenciana, que se celebró -arrastrando- en el Puente de Diciembre (7-12) y dónde, cómo no, se habló, una vez más, de los Municipios Turísticos. Estoy preparando un Post sobre este particular.

En sus conclusiones congresuales, las tres primeras son para el Municipio Turístico: “Reclamar una legislación específica que reconozca las peculiaridades de los municipios turística, incorporando a la Ley de Régimen Local su consideración especial, previo estudio de sus características”. “Reclamar un adecuada distribución del Fondo de Cooperación Municipal, o cualquier otra ayuda, en función de las necesidades reales de estos municipios, mediante el establecimiento de una fórmula polinómica que contemple: el número real de habitantes/promedio (censo + ocupación turística, la venta de combustible y los ingresos por divisas, perfeccionado así el equilibrio entre las ayudas recibidas y la exigencia de la prestación de servicios que se origina en este tipo de municipios”. Y, finalmente, “Conseguir ayudas de la Administración Central o autonómica para las actividades de promoción interior y exterior, mediante la aplicación de fórmulas de financiación adecuadas y similares a las que se aplican a las entidades privadas (acción concertada, etc.) exigiendo criterios técnicos en la planificación y realización de estas actividades”.

Conclusiones del
1er Congreso de Turismo
de la Comunidad Valenciana
Como parrafada filosófica no está mal: lo de la fórmula polinómica merecería hasta una reflexión. Aunque ya verán más adelante lo del “turismo insólito”; para ir a miccionar y no echar gota.

Pero volvamos al Congreso porque también entró en liza la Legislación turística para la que se pide coordinación y agilidad entre las diferentes esferas de las Administraciones y evolución de sus postulados “sin que ello suponga inestabilidad jurídica”. Se desea que sea “estimuladora y no protectora”. Por ello se pide una legislación común nacional con pequeños apuntes autonómicos; y que se respeten los derechos adquiridos con legislaciones anteriores. Haga un esfuerzo de comprensión; sólo estábamos en 1983.

Treinta años después, casi, se puede decir que las cosas están igual que en aquél mes de diciembre. Las novedades, mínimas.

Bueno, y qué decirles del Catálogo de la Oferta Turística que se acordó elaborar, y de… Dejémoslo.

Ahora bien, de lo leído en los 33 puntos de las conclusiones se detecta, por ejemplo, la preocupación por los temas medioambientales… resumidos en “evitar vertidos de los colectores en las zonas de playas”. Dan mala imagen. La cuestión medioambiental termina ahí. Y hay un lamento sobre la actitud bucanera de los taxistas de las zonas turísticas para con los que no son aborígenes del lugar y, como no, sale a relucir la cuestión de los taxis en el aeropuerto de El Altet y las exigencias ilicitanas… que creo comenzaron ya en 1967…

En aquél congreso se abogó por la desestacionalización y se ofrecieron fórmulas para lograrla como pedir “el escalonamiento de las vacaciones en todos los centros de trabajosiempre que vaya unida a un plan de estudios que permita la flexibilización de las vacaciones escolares, favoreciendo el desplazamiento de las familias fuera de los meses de verano”. En esto, lo de las fórmulas, lo seguimos reformulando.

Y se animó a captar las nuevas corrientes turísticas: “Tercera Edad”, “Turismo Social” y “Ocio activo”. Increíble. Ah, y se animó a acudir a las feriascomo instrumento activo de la promoción turística”. Justo lo mismito que ahora; lo que ha cambiado el cuento.

Buena parte del congreso se centró en “La Nueva Oferta”. ¿Qué es “La Nueva Oferta”?
Me he tenido que leer el tocho para saber que fue aquello de “La Nueva Oferta” y resulta que bajo ese epígrafe se encuentra “el acercamiento turístico al medio rural” y las “excursiones de turismo insólito”… Lo del medio rural debe ir por el turismo rural, pero he tenido que buscar eso de turismo insólito y con perplejidad leo que es ese de, “por ejemplo, las rutas a caballo”. Es que no doy crédito: “tu-ris-mo in-só-li-to – ru-tas-a-ca-ba-llo”.

En la parte reivindicativa, que la hubo, estuvo la necesidad de crear la Escuela Superior de Turismo de la Comunidad Valenciana para la formación y profesionalización de los cuadros y técnicos de dirección del sector, de Hoteles-escuela de formación profesional y reciclaje permanente, y del Instituto de Estudios Turísticos de la Comunidad Valenciana. Aquí hay tela que cortar: me acuerdo de la polémica, que otro día les contaré, de lo que hoy es el CDT pionero de la Red CDT de la Comunitat, y de todo el proceso del INVAT-TUR.

Finalmente, en aquél congreso se pidió a la Consellería de Transportes y Turismo, la pagana y organizadora del congreso, que contara con una plantilla específica para cuestiones de Turismo… y con el tiempo llegó la Agencia Valenciana de Turismo.

Bueno, pues casi 30 años han pasado de aquél Congreso… Y, como siempre, todo se parió en Benidorm.



No hay comentarios:

Publicar un comentario