4 mar. 2015

DE QUE YA ESTAMOS EN MARZO Y EL 24 DE MAYO, MUNICIPALES


  
Pues miércoles que es, como ya ha salido la publicación semanal, hoy con tiempo y en tiempo, cuelgo mi columnita.

Esta vez va de que estamos ya en Marzo y que el 4º domingo de mayo es el 24 y aún falta conocer algún cabeza de lista -el del PP, por ejemplo- y saber si alguien más quiere probar suerte; porque vamos a tener que ir a votar con una especie de Vademecum municipal que los recoja a todos; y será voluminosa.

La foto, es de ayer tarde; se la he cogido al Senador Barceló de su Facebook; la colgó anoche. Solo emerge una torre; en el Rincón de Loix.

Hoy sigue la niebla. Esta mañana a eso de las 7’30 la patrullera de la Armada metió motores para salir del puerto y supimos que estaba allí (es que además va de gris); no se veía nada, sólo sus luces... y en un momento se confundían con las de la bocana. Precioso; se fue metiendo en la niebla con rumbo a Alicante… hasta que se la tragó.

Así que, reseñado lo de la niebla,… estas son mis 22 líneas del miércoles 4 de marzo.


SEGÚN COMO SE MIRE… TODO DEPENDE

Ya estamos en marzo. Se supone que nos quedan de 70 a 75 días para inaugurar todo lo inaugurable; aunque explote. El cuarto domingo de mayo (LOREG dixit), toca. Y ya que casi huele a urna, más que a primavera, resulta que, según como se mire… todo depende.

Yo me estoy haciendo una Wiky con los candidatos locales. Vamos a tener tantos, que habrá que aclararse. Nada, careto del candidato(a) y cuatro líneas por la parte de atrás. Ya las tengo casi todas; todas las que -creo- pueden existir. Nunca se sabe. Y llega mi sobrinita, Sairota von Henflincht -de los von Henflincht de Benidorm de toda la vida (vamos, del 49; fecha en que se apareció por aquí el viejo Hans)- y me pregunta que si voy a jugar a las parejas -parejas imposibles, le faltó decir- con todo ese material. ¡No!, bramé. Esto es más difícil de los que se pueda imaginar. En el mundo no hay mayor pecado que el de no seguir al abanderado… y pinta de adalid… uhmmm, ¿de adalid?, ¡ninguno!

Y la verdad es que, puestos así, un careto al lado del otro… ¡todos, todas, me miran mal!, salvo los ciegos; es natural. Tendré que echar mano de la triaca magna para no sufrir un colapso mental; habré de trasegarme una buena dosis porque… eso sí que será una lata, no puedo yo en esto meter la pata. Y así no vamos a ningún lado: mucho opio en la triaca.

Me han dicho que en estos casos, lo mejor es lo de siempre: al pie del Parnaso está Delfos. Allí, los laureles de montaña que crecen junto a la fuente Castalia tienen fama de entregar la verdad a la Sibila que los masca; defnomancia que practica. Siempre es un día 7 cuando esto hay que hacer. Hoy no es 7, por eso no les cuento lo que me vaya decir. Lo único que espero es que lo haga mejor que con Tsipras, que es de por allí. ¡Pues no que no sabía el gachó que le vencían los préstamos! Ante esto, no sé -pues-, si recurrir al de Delfos o al de Dódona… o al láudano de Paracelso. Todos tras de mí -voto- a correr, salvo los cojos; es de creer.


Y a esperar, que aunque parezca que huele a urna, constato una pasiva tranquilidad.







No hay comentarios:

Publicar un comentario