16 jul. 2017

DE… INICIACIÓN DEL TURISMO EN BENIDORM




He dado con un escrito de Edelmiro Trillo -titulado “Iniciación del Turismo en Benidorm”- que publicó la Federación Turística de Benidorm (FTB) en su número de noviembre de 1998. No tengo referencias de Trillo más que como uno de los primeros periodistas de Benidorm.

Trillo es muy difuso en las fechas -“corrían los años 1800… y pico”- pero me describe ‘aquél’ Benidorm como “dos playas de anchura desmesurada, completamente desiertas, y un cuartel de carabineros[1]… al mando de un cabo”. Dice que los carabineros “iban a ‘la confronta’” y no he conseguido saber qué era eso, aunque me lo relaciono con el contrabando, pero es mucho suponer.
Identifica tres construcciones a lo largo de la Playa de Levante -Villa Dolores, Villa Lucía y Villa Salud- aunque les intercala “el Palmeral de Chimo y la casa de los Vives” (¿dónde estaban?, ¿quién me los sitúa?); incluso “les Tres Casetes, regentadas por los Calvo”. 

Ya con esto, Paco Amillo, Antonio Couto o Paco Bou me podrían situar en una línea del tiempo el relato de Trillo porque aún cita la almadraba y destaca “campos de alfalfa, olivos, la casa del notario y la del banquero Manuel Llorca”.

No, si al final lo dicho de “completamente desérticas” sólo era ya, entonces, un tópico. Insisto, no sé en qué año sitúa Trillo su relato pero dice que “el Racó -de Loix- era Caletas y el emperador de las mismas Vicent Nadal”. ¿El término “Racó” es moderno?

Entonces, coincido con él, no había turistas: los que venían eran veraneantes.

Y uno de ellos era Luís de Cáceres y Pereyra, “benidormer de adopción”, conocido como “Capità Càseres” al que concede Trillo el honor de haber sido uno de los primeros articulistas sobre Benidorm, en La Correspondencia de España[2] –Diario Universal de Noticias (entre 1859 y 1925… con lo que ya nos ponemos en que el “1800… y pico” tiene acotación entre 1859 y 1899)- donde firmaba bajo el pseudónimo Kentucky (adelante investigadores).

De Luís de Cáceres, abuelo de Trillo (aunque él no lo cita en el artículo en cuestión), es la primera foto de la costa de Benidorm -que posee el Ayuntamiento; un negativo sobre cristal que ha sido positivado- en la que se ve (es un decir) que desde el chalé Santa Lucía, por el  Rincón de Loix, estamos ante un pedregal. Juzguen, si pueden, ustedes mismos.

Primera "foto" de la Playa de Levante de Benidorm. Sin datar. Fondo Edelmiro Trillo


Habla ya Trillo de eslóganes promocionales de Benidorm a finales del XIX. Por entonces estaba en vigor el de “Horizontes Azules”; antes había estado el de “Playa seca, buena gente, mejor clima y paz encima” que nos puede llevar a ajustar la datación porque -dice Edelmiro Trillo- fue un eslogan utilizado por Europa, y por entonces la paz tenía fecha en el calendario. Entiendo lo de “buena gente” y lo de “mejor clima” (estábamos con las corrientes higienistas), aunque lo de “Playa seca” me deja tocado. ¿Qué se quería decir?

Ahora bien, el eslogan promocional que me gusta es el de “Euritmia, luz y color; esto es Benidorm”. ¡Fantástico! Es más, el concepto Euritmia nos centra más el momento histórico del mismo. La Euritmia es el arte de moverse de modo armonioso buscando la belleza; es una forma de expresar los estados de ánimo. La puso de moda el austríaco Rudolf Steiner hacia 1880 gozando de gran aceptación en las élites. Más referencias para saber el “y pico” del 1800.

Me ha chocado leerle a Trillo que “de los turistas -de aquél Benidorm de 1800… y pico- se tenía un concepto ‘sui generis’: los alemanes por comilones, los franceses por cutres, los ingleses por espléndidos y los demás por pesados”.  Y señala que estos comportamientos dieron hasta para un anecdotario que podría llevarnos a una Antología de la Anécdota Hotelera. ¿Podríamos hacerla con los legajos que Trillo cedió al Ayuntamiento? Nueva fuente de investigación. Cita Trillo una anécdota que sabe a chascarrillo: la del alemán que le pide “on-ce-po-llo” y como tenían fama de glotones, Currillo el posadero le consigue los once pollos… y el alemán quería “on-ce-po-llo” para la ropa. Un cepillo. La ponemos en cuarentena…

Y, atención Paco Amillo: cita la Posada del Currillo. Un pareado. La localiza en la Plaza de la Constitución… y también cita el Hotel General… y el Hotel El Áncora. ¿Los teníamos referenciados? Yo al menos no; ya tenemos trabajo, Pacos (Amillo y Bou).

Cuenta Trillo hasta que un avión comercial tomó tierra en la playa de Levante, sin dar más referencias (habrá que investigar); pero eso ya nos mete en que el “Corrían los años 1800… y pico” ya tiene pico y pala y estaríamos en los inicios del siglo XX. Como  cuando dice que “la invasión de los alcoyanos, enriquecidos después de la IGM…” En fin, que ya se comienza a edificar la Playa de Levante -chalets de Arañó, Boronat y Doménech- aunque de aquellos turistas de primeros del siglo XX dice que “guardaban su ropa vieja para terminarla en Benidorm”.

Concluye Edelmiro Trillo sentenciado que “un gallego, Eduardo Soto, fue el primero que en España habló de Turismo, y el general Luís de Cáceres y Llano, coronel subinspector de Carabineros, hijo de Luís de Cáceres y Pereyra (con lo que era tío suyo), el que afrontó el problema (¿?)”. Y sigue: “ La Agencia Orientación de Alicante, fue la primera que envió grupos de turistas nacionales, y Lamagniere, por medio de lo que posteriormente fue Hispania, las realizó en serio”.
 

Primeros "Turistas" de Benidorm; Agencia Orientación. Sin datar. Fondo Edelmiro Trillo

Mucho trabajo de investigación nos deja Trillo con este “Iniciación del Turismo en Benidorm”. Manos a la obra.






[1] Cuerpo policial armado español cuya misión era la vigilancia de costas y fronteras, y la represión del fraude fiscal y el contrabando. Fue creado en 1829 y tras la Guerra civil, en 1940 fue integrado en la Guardia Civil.
[2] La Correspondencia de España fue un periódico vespertino publicado en Madrid, de ideología conservadora fundado en 1859 por Manuel María de Santa Ana y desaparecido en 1925, desbancado por El Imparcial

No hay comentarios:

Publicar un comentario