14 oct. 2011

DE ESPANTO Y TURBACIÓN; ENTRE LA N-301 Y LAS PALABRAS DE RUBALCABA



Dejé Benidorm invadida por la Tartan Army y marché a Alcalá de Henares para un luctuoso acontecimiento familiar. A la mañana siguiente, tras el responso, de regreso a casa, por imperativo conyugal y ajos de Las Pedroñeras, tomé la N-301 en Ocaña. La 301 es/era la carretera Ocaña-Cartagena que en La Roda ya se transforma en la A31 y AP36... y ya no sé más. Habitualmente, para ir -y venir- a Madrid la AP36 es la monda; vas, y vienes, solo.

En fin, que de regreso surgió aquello de: ¿Y si cogemos la vieja Nacional". Y la cogimos. Ya no se pasa por la esquina del viejo penal; la A4 salva Ocaña y te aboca a la N-301... y vas sólo: 3 camiones adelanté hasta La Roda; con otros tantos me crucé. Algún vehículo que circula entre localidades. Nada de tráfico más. Pero es que el espanto llegó cuando pasas las gasolineras abandonadas y destartaladas, las ventas, otrora bulliciosas y repletas, han quedado solas y tabicadas. No hay vida en la N-301 más allá de entrar en los pueblos.

En Mota del Cuervo lo comentan, sufren y padecen. Un 12 de Octubre de hace 10 años era un día sin par; desde hace unos años es horroroso ver lo mortecino que anda todo en el entorno de la N-301: ¡¡nadie!!

Al final, pasas junto a Juanito (La Roda) y vuelves a la civilización de autopistas y tráfico; pero un espanto. Lo que hace quedar fuera de un vector de comunicación.

Aunque para espanto y turbación los comentarios del buen lugar, que aún quedan en los pueblos de España, donde comer: "Ha dicho Rubalcaba que no se van a se van a dejar ganar"; Hay, Dios; que yo también se lo oí en un acto del sábado anterior. Pues ese miedo al no saber qué maquina Iznogud va al compás de la abandonada N-331.

No sé qué me produjo mayor espanto y más turbación: si el abandono de todo rastro de vida a ambos lados de la N-331 o si el pesar del ciudadano medio ante las palabras de Rubalcaba: "No nos vamos a dejar ganar así como así".

No hay comentarios:

Publicar un comentario