13 sept. 2012

DE AGUA… EN 1892. COSAS DE LAS GENTES DE BENIDORM



Por si no lo saben, ya en 1892 -sí, mil ochocientos noventa y dos- aquí estábamos añorando un trasvase.

… En cambio han pasado siglos y siglos y volverán á pasar, y los caudalosos Duero, Ebro, Tajo, Guadalaviar y otros secundarios, mueren en el mar sin que sepamos aprovechar sus corrientes cristalinas. ¿No sería mejor que esos centenares de millones, ese derroche que se emplea en subvencionar las compañías ferroviarias, los navieros que construyen un buque de tantas toneladas, y otras empresas poderosas, se empleasen en canalizar los ríos dando trabajo á los braceros evitando la migración aterradora que existe y con ello, aumentaría la riqueza y el tributo?...

… Verdad es que entre otros la nación ha subvencionado el canal imperial de Aragón con veinte millones de pesetas, el cual riega veinte y siete mil hectáreas que se aumentarán á treinta y cuatro mil con algunas sumas que se añadan por más que los productores no correspondan al capital… Una comarca logró algunos beneficios con la ayuda oficial ¿y el resto de la Península?...

… Si contáramos con alguna protección, si tuviéramos algún capital, con poco esfuerzo pudiera abrirse un pequeño canal sobre el mismo terreno… y recoger lo que se pierde en ese riachuelo sin provecho de nadie, en la seguridad que nos daría un contingente sobrado para el riego…

… Lícito será pensar que por ahora no podremos entrar en el consorcio del progreso, que la iniciativa individual podrá hacer algo en beneficio común, no las grandes reformas, las saludables mejoras que transforman en un periodo determinado la constitución de una sociedad, poniéndola al nivel de los pueblos libres y progresivos.

Me he permitido fusilar -rescatar, si se quiere- estas líneas de la obra Apuntes Históricos de Benidorm de Pere María Orts i Berdín, impresa en Alicante, Establecimiento Tipográfico de El Liberal, en el año 1892, del capítulo XXIII, Riegos Supletorios.

Finalizaba el XIX cuando este benidormer de pro, cargado de fabulosas dosis de buenas intenciones (… y nada más, por lo de la fundación de Benidorm por Túbal, séptimo nieto de Noé… no sé yo qué decirles), dejaba a la posteridad de Benidorm, en ocasiones algo enrevesado, nociones de su pasado.

Por cierto, y como se alude a él, les cuento que el tema del Canal Imperial de Aragón se inicia en 1121 (sí, siglo XII) y don Pedro Mª Orts se refiere a la obras del mismo en 1873… setecientos cincuenta y dos años desde el inicio de las obras.

Para mí, que estamos como estábamos. Sólo que han pasado algunos años más, existe lo del Pacto del Agua y no hay Plan Hidrológico Nacional.

Muchos canales imperiales han ido por delante de nosotros, don Pedro. Bueno, canales e infraestructuras ferroviarias, que le he leído al amigo (y valenciano) Esteban Gonzalo Rogel, en TopTurisme, una perla sobre ferrocarriles en la Comunitat Valenciana que… que p’a qué.


No hay comentarios:

Publicar un comentario