14 mar. 2013

DE PLANES HIDROLÓGICOS, TRASVASES Y COSAS DEL AGUA (I)



A raíz del charco que pisé en junio de 2004, también publiqué un extenso artículo sobre planes hidrológicos que, en pequeñas dosis, saco nuevamente a navegar….

Para los romanos, el problema es que Hispania estaba mal regada.  Y ellos fueron los que acometieron las primeras obras hidráulicas patrias de envergadura: acueductos y presas. Así pues, la cultura del agua  en este país la inician los romanos… y la engrandecerán los árabes… y la van dejando morir los propios españoles poco a poco, en los siglos posteriores, por las dificultades orográficas y variaciones climatológicas que entraña la península Ibérica. Hasta el XIX no se retoma con brío esto de la hidráulica patria, aunque por en medio hay breves destellos de genialidad.

Trasvases España (Infografía El País, 2007)
Los primeros proyectos de trasvases se desarrollan entre los siglos XV y XIX. Así llegarán el “Júcar-Vinalopó” (solicitado ya en 1.420), el “Castril-Guardal o Canal de Murcia” (1.566), el del “Alto Aragón” (1855), el “Canal de Aragón y Cataluña” (1876) y algunos otros más sin mayores logros que el diseño y algún comienzo de obra, pues la financiación y la orografía son decisivas. Y me refiere a canales para riego, que obras hidráulicas hay otras.

Y, la verdad, es que todo cobró un impulso especial en el XIX a partir de una Ley de Aguas (13.06.1879)… que estuvo en vigor hasta 1985. Ciento seis años de “reinado” sobre la vieja piel de toro y al amparo de la que se programaron mil y una iniciativas.

La diligencia no ha sido nunca nuestro fuerte, aunque ya, con marco legal, nos pusiéramos manos a la obra y en 1899 se hiciera público el Avance del Plan General de Pantanos y Canales de Riegos que hasta 1902 no alcanzaría el rango de ley. Y así llegamos, 1902, al 1er Plan General de Canales de Riego y Pantanos, que es el llamado Plan Gasset (de don José Ortega y Gasset), y en base a él, en la Comunidad Valenciana, se llevó a cabo el pantano de Buseo (1906, cerca de Chera, sobre el río Reatillo, en el desfiladero del Tormagal) y se recreció la coronación del Pantano de Tibi, que es una construcción iniciada en 1580, por mandato de Felipe II, y desarrollada por Juan Bautista y Cristóbal Antonelli.

El Plan Gasset era “una carta a los Reyes Magos” que conforme a las penurias económicas del país se iban haciendo cositas por aquí y por allá en 1906, 1909, 1916, 1919, 1922…

Cual tortuga coja íbamos avanzando -en organización y estructura más que en obras- y en 1926 se crean las Confederaciones Hidrográficas para planificar la regulación de los aprovechamientos de los ríos y con este tocho debajo del brazo se desarrolla entonces, más papeleo, el Plan de Mancomunidades Hidrogeográficas, bajo la dirección de Manuel Lorenzo Pardo y Rafael Benjumea, Conde de Guadalhorce, con el objetivo de corregir las desigualdades hídricas entre el Este y el Oeste de la península.

Bueno, mucha teoría y poco más. Tan poco como pesetas rubias y ganas hubo. Y aún así, en 1933, se pone en marcha el primer Plan Nacional de Obras Hidráulicas, también de Manuel Lorenzo Pardo -que no cejaba en su empeño-, con el objetivo de “garantizar las dotaciones de los regadíos del litoral mediterráneo” y desarrollar otros nuevos aprovechando los sobrantes (que entonces los había) de los ríos Mijares, Turia, Júcar y Segura a los que se añadirían, atención, las aportaciones de las cabeceras del Tajo y del Júcar, así como del padre Ebro a través canal Cherta-Peñíscola que se realizaba para aportes para y desde el norte de Castellón.

Este plan proyectó también el Trasvase Tajo-Segura y diseñó el Plan de Mejora de los Riegos de Levante.

Y dentro de este primer plan nacional se fijó un volumen anual a transferir para el Levante, cifrándose en 2.297’16 hm3  (1.712’16 Hm3 a la cuenca del Segura y Almería, y 585 Hm3 a la del Júcar)[1]. En este Plan de Mejora se diseñó también la conexión Talave-Cenajo, el canal Júcar-Turia y el canal Lorca-Almanzora. Planificando somos los mejores; es cosa de papel y lápiz.

Vamos, estábamos ante un plan que lo planificaba todo y, lo mejor: un plan  que no tuvo trámite parlamentario. Fue un “ordeno y mando” de Indalecio Prieto[2].

En una etapa de euforia en la planificación de obras hidráulicas (porque una cosa es planificar y dibujar y otra construir; que para eso ya hace falta dinero), en 1934 se reorganiza la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y se elabora, como no, el Plan Nacional de Aprovechamiento de las aguas del Ebro que, como tenía excedentes, se diseña toda una red de canales para Aragón… sin tener mucho en cuenta clima y suelos. No es la primera vez que se “mete la pata” en cosas así. Tres décadas después los del Banco Mundial y Banco de Desarrollo Americano decidieron deforestar buena parte de la Amazonía para conseguir tierras de cultivo sin querer saber que estaban ante suelos lateríticos, ricos en aluminio, y malísimos para cultivar. Los árboles de la selva no hincan sus raíces en el suelo para obtener nutrientes… Lo descubrieron ya en los setenta, con el mal ya hecho…. Y el dinero, perdido.  

Y como a planificar no hay quién nos gane a los españoles, en plena Guerra Civil, en 1937, el director de la CHE, Félix de los Ríos, eleva un informe al Gobierno de Madrid sobre el Plan Nacional de Obras Hidráulicas en el que considera que el Ebro debe ser el principal río cedente y no el Tajo. Don Félix buscaba “la aportación de recursos para garantizar tanto la consolidación como el crecimiento agrícola en el Levante y en el Sureste” derivando desde Cherta tres canales y nada menos que 1.260 Hm3/añoen una acción combinada con las aguas del Júcar para los llanos meridionales de Alicante[3]. Pero el Dr. Negrín tenía otras cosas en su agenda de presidente de Consejo de Ministros y ministro de Hacienda y Defensa… y por aquí nos quedamos sin las buenas ideas de Manuel Lorenzo Pardo y Félix de los Ríos Martín.





[1] Joaquín Melgarejo Moreno-Universidad de Alicante. Importancia Histórica de los planes hidrográficos.
[2] Prof. Gil Olcina. Conferencia en el Club Almirante Guillén tato
[3] Memoria del Plan

No hay comentarios:

Publicar un comentario