20 abr. 2015

DE JOSÉ MIGUEL IRIBAS, UN AMIGO DE BENIDORM


Navarro, de Bergara, y todo corazón. Perspicaz evaluador del territorio, del urbanismo y del turismo, amigo de sus amigos y defensor a ultranza de Benidorm. Así quiero recordar yo a José Miguel Iribas. Y lo recordaré siempre porque siempre me acompaña esa frase suya: “Benidorm es el Turismo lo que la Coca-Cola a la vida: asequible, divertida, para todas las edades y combina bien con todo”.

José Miguel Iribas. DEP
Me he enterado hace un rato de su fallecimiento y me cuesta asumirlo. Iribas me enseñó a amar a Benidorm copa a copa.

De golpe han venido todas quellas noches de amigos y luz de luna en las que sustentaba las teorías de Henri Lefebvre y que sin recato ponía sobre la arena y el asfalto de Benidorm. De discutir sobre el Plan General pasamos a hacerlo de la realidad social de esta ciudad y del turismo en general. “Conocerla es amarla”, apostillaba siempre ante colegas que venían a despotricar -y que marcaban ganados para la causa- o ante algún alto representante del Foreing Office que terminamos embolicando una de aquellas noches de Benidorm.

Llegó aquí para criticar la A7; acudió a la llamada de Mario Gaviria que esta noche nos va a ofrecer su visión del Benidorm del futuro. Y algo debió ver porque se quedó prendado de Benidorm.
Yo conocí al José Miguel Iribas, sociólogo, con toda una década de experiencias sobre el turismo y sobre Benidorm; el Iribas del 87 era huracán 5 en la escala Saffir-Simpson; era el Iribas de “a 10.000 pesetas el folio” que no erraba en su diagnóstico, aunque en algún berenjenal se metió.

Un buen día Iribas se marchó de Benidorm; de Benidorm a Alicante… a aquél loft -yo nunca había prestado atención a esa palabra- hiperdiáfano que fue llenando. Y luego se marchó a Valencia. Fuimos jugando al gato y al ratón en eso de los desplazamientos. Su herencia en el Gabinete de Documentación y Estudios del Ayuntamiento de Benidorm la disfruté yo durante 3 años; ¡qué fuente de sabiduría!

Cuando HOSBEC lo homenajeó me cupo la satisfacción de estar con sus amigos; con Patxi Mangado y otros. Si cosas sabía de él, Mangado las amplió. Menudo tipo el Iribas.

Cuando desde “La Pérgola” contemplábamos aquél Benidorm de los ochenta, de noche, él siempre repetía: “3 millones de locos son muchos para estar locos”. Y es verdad. Pocos han sentido como él Benidorm; pocos han defendido como él Benidorm.

Y ahora son más, querido José Miguel. Siempre me decías que “lo bueno de Benidorm es que se reinventa a diario”. Pues habrá que seguir.



No hay comentarios:

Publicar un comentario