13 sept. 2017

DE AQUEL FUEGO... ESTOS RECUERDOS




El 9 de agosto de 1992 era domingo. JANLL y yo estábamos tirados, en sendas tumbonas, sobre mi inconclusa parcela (ni él césped ni la grama brotaban entre tanto derrubio de obra, mal mezclado con tierra no sé de dónde que componía aquél esbozo de jardín) del que fuera mi chalet (ahora prefiero ser urbanita), inmediato a Ciudad Patricia, “reponiéndonos” de la experiencia vivida la noche anterior como “maestros” alquitareros, sin el galaico magisterio. La alquitara (el alambique para algunos), expresamente traído desde Ortigueira para la ocasión, creo recordar que aún estaba caliente a eso de las cinco de la tarde, y del serpentín -he de reconocer- apenas habían brotado, ya de madrugada, unas gotas -¡Albricias, nuestra primera destilación!- a las que acusamos -aún hoy acuso- del estado en que se encontraban nuestras neuronas recalentadas por el sol ya en domingo y faltas de una comida digna. JANLL era experto en la “paella de vuelco de frigorífico”; te hacía un arroz, insufrible, con cualquier cosa.

En una de esas que, levantando la vista -o él o yo (no lo recuerdo)- en lontananza se atisbaba una columna de humo a la altura de Sierra Cortina. ¡Un incendio! (forestal, por más señas).
Así quedó la Partida Murtal tras el incendio de agosto de 1992

Mecánicamente, JANLL echó mano el móvil y contactó con la 1ª Autoridad. Intentábamos poner en orden las neuronas (asumimos que, por el dolor y el malestar, eran más de una las dañadas) cuando sonaron los teléfonos de los dos. El mío, para que contactara con JANLL y nos pusiéramos en marcha; el suyo, para que acudiéramos de inmediato con el jefe. Clarines y timbales de fondo.

Yo lo tuve más fácil. Y sea como fuere consiguió él salir pitando con su BMW mientras yo me dirigía en mi scooter ragguda a la 3ª Planta con el resto del equipo.

Se estaba quemando El Murtal -pinar, gran pinar, salpicado de abandonados algarrobos y olivos- y podía subir por las laderas de Sierra Cortina o entroncar con Poniente a través de otras partidas. Aquel fuego -que se intuyó e investigó entonces como provocado- se controló; que si hubo varios focos, que si al menos un pirómano… A los pocos días, por las laderas de Sierra Cortina volvieron a aparecer las llamas… se controlaron. Al final, ni Sherlok Holemes ni Hercules Poirot dieron respuesta al enigma ígneo, pero con un ultraligero y un walky, se montó un servicio de vigilancia. A grandes males… chapuzas de emergencia: inventiva. Celtiberia Show; pero salió en todos los Medios aquella iniciativa que ahora se resuelve con un dron. Pero han pasado 25 años.

Sierra Cortina era “el pulmón verde de Benidorm” catalogado como ‘no urbanizable de especial protección forestal’. En aquél agosto de 1992 ardieron por allí algo más de 10 millones de metros cuadrados (7’5 millones en el TM de Benidorm y el resto en el TM de Finestrat). En el 95 se cambiaron los usos de aquél suelo y la Sociedad Parque Temático de Alicante pagaba en el 97 algo más de 17 millones de euros en expropiaciones al 70% de los afectados que aceptaron; el 30% restante pleiteó y en 2002 ganaron el pleito (TSJcv). Al final, la cosa resultó a unos 30.000 €/Ha tras sentencias del TS en 2006 y 2008 para algo menos de 10 millones de metros cuadrados que dispuso la SPTA.

Y, ¿cómo se llega a eso?

A mediados del 84 una “comisión” de la Disney había visitado la comarca (y la Comunitat Valencina); habían sopesado Benidorm (sin haber probado nuestro destilado) y visitado la Marjal Pego-Oliva… y otros enclaves. En diciembre de 1984 el gobierno francés puso toda la carne en el asador y a París se le iluminó la sonrisa. Más de una caja de ahorros hizo el canto del cisne gabacho (2.000 millones de dólares a bote pronto). Aquello sonó a afrenta por estos pagos. Recordemos que al poco de abrir Aqualandia (1985), Six Flags y Marineland anduvieron por aquí esbozando (de ahí no pasaron) un proyecto de mayor envergadura y teníamos el caramelo en la boca.

Tal era la ansiedad que en enero de 1985 más de uno de por aquí se dio un garbeo USA por allí intentado que alguien de la Disney le recibiera. Aquí había ganas de parque.

Tantas, que en 1990 desde Hoteles Costa Blanca se presentó aquello que se llamó ‘Proyecto Phoenix’ y “camarita” (que así se llamaba la mascota) nos arrancó alguna sonrisa mientras hablábamos de robótica recreativa en cualquier barra de bar. Es que no se hablaba de otra cosa y para colmo, La Colonial ofrece unos terrenos a Pearson por Vilaseca y arranca el embrión de Port Aventura. ¡Qué afrenta!

Y de nuevo, un caramelo en 1991 con Euroworld Park que tenía menos futuro que yo como payaso en un espectáculo de Rodeo. Era chiquitito y coqueto; inviable. Pero tan coqueto que HOSBEC arrancó 1992 planteando una cuestión de Estado: un parque temático revitalizaría Benidorm. Así de simples éramos hace 25 años.

Bueno, no tan simples: sabíamos lo que queríamos. Benidorm-Europarque SA salió a la palestra y muchos sacamos el billete azul y fuimos a alguna ampliación de capital a la que JPJ nos animó dentro de un grupo de ilusionados individuos.

Esta historia que me he montado a partir de una veisalgia (resaca, para el común de los mortales), cuenta desde febrero de 1998 con un Plan Especial Director de Infraestructuras y Usos (PEDIU) y desarrolló Terra Mítica en el 20% de aquél suelo calcinado y expropiado, dejando el 36% a zonas verdes y el 44% restante a usos dotacional polivalente, turístico deportivo, residencial, equipamiento y viario. El resto, lo conocen todos. Por eso no entro en más detalles.

Menuda resaca. 25 años hace y aún me acuerdo. ¿Qué destilamos en aquél alambique? JANLL ya no está aquí para contarlo. Fue en busca de El Dorado, atravesó el charco y… se llevó con él el secreto de lo que habíamos mercado en Fontanars dels Alforins.

La vida maltrató tanto a JANLL como él maltrató a su hígado y a la vida. Pero -¡qué caray!- era mi amigo y jugaba al dominó como nadie. Y a conspirar no le ganaba ninguno desde Disraeli para acá. Nunca miró el vacío bajo sus pies, pero aquél 9 de agosto pudimos habernos convertidos en maestros alquitareros. ¿Qué falló?




No hay comentarios:

Publicar un comentario