24 ago. 2017

DEL BOLETÍN DEL TURISMO; COSAS DE 1981 (II)






El número 2 del BOLETÍN DEL TURISMO (Delegación de Turismo, Ayuntamiento de Benidorm) vio la luz en diciembre de 1981 anunciando la “2ª fase” de la campaña “Benidorm, siempre”: “ahora lo que se pretende es realizar la promoción a la inversa”. Y consistía en traer a Benidorm a los representantes de las agencias -así como “periodistas y radiofonistas”- para conocieran de primera mano -“en directo”, se lee- la realidad que meses antes les habían explicado en la promoción itinerante por 23 ciudades emisoras de turismo hacia Benidorm. “Nuevas crónicas y reportajes” sobre “Benidorm y su constante primavera”.


Desde el Boletín se anima a implicarse en el proceso y cierran la plana con un “Sin perder la esperanza”… lo que da idea de cómo estaba de rácana la cosa.





Constato, de los números 1 y 2, que el mercado más interesante era el francés, pues se puede leer que no se acude a la WTM de Londres –“proyecto desechado”- “por la falta de confirmación de la posibilidad de ocupar un lugar, dignamente, y el riesgo de no poder, ni siquiera, colocar fotografías o posters en el stand de la SET[1]”. Había alguna que otra dificultad (¡Parné, maldito parné!).




El reportaje se centra en la feria turístico-gastronómica de Dijon “de la mano de la OET París, compartiendo el stand de la SET”. La feria de Dijon, se expone, “no es uno de los escaparates más interesantes… pero su impacto popular es enorme… Más de trescientos mil visitantes justifican plenamente el esfuerzo realizado”. No se paró el redactor a pensar lo que son 300.000 visitantes… y lo puso en mayúsculas. El sorteo de vacaciones en Benidorm resultó el gran atractivo del certamen donde se destacó la repercusión lograda al tiempo que se señalaba que “no son estos certámenes los que más nos pueden interesar… Se debe actuar sobre el público consumidor impactándolo… pero es imprescindible actuar sobre los profesionales para apretar el acelerador de una recuperación que, afortunadamente, ya empieza a apreciarse”.


Vamos, que estábamos, en 1981, saliendo de otra de las innumerables crisis… había dimitido Adolfo Suárez. ETA secuestrando y haciendo de las suyas (lo que llevó a constituir el Mando Único de la lucha antiterrorista), que si el 23F -de promoción por Santiago de Compostela les pilló el 23F a los de la delegación de Benidorm; que esa es otra historia-, el atraco al Banco Central de la Plaza de Cataluña, la Ley del Divorcio… la inflación por encima del 14%, petróleo por los 40 dólares barril, depreciación impuesta a la peseta del 10%, el déficit presupuestario por encima de los 600.000 millones de pesetas y el precio del dinero en el 19%. Uf, cómo estábamos.




Se informa, principal cometido del Boletín del Turismo, de las campañas “educacionales” de los vendedores de Ellerman Sun Flight y de Thomson Holidays, así como de las expectativas que despierta el Mundial 82, destacándose que “los equipos… se preocupan de alojamientos para los seguidores y las agencias de viajes promocionan las excursiones, reconocen las zonas, los hoteles y los servicios que habrán de ofrecer a sus clientes”. El 26 de noviembre la delegación de la Federación Argentina de Fútbol visitó Benidorm.




Vuelve nuevamente el barbado editorialista (le he visto en una foto de 1981 y barbado andaba) a reclamar “la necesaria colaboración” que veo ha sido (aún queda algún rezagado neuronal) la eterna batalla de la promoción. “… de los actos organizados se beneficia todo Benidorm…”. Muy en su papel (que no ha cambiado desde entonces) insiste y pide “Que las empresas tomen conciencia de la necesidad de colaborar con estas acciones propagandísticas que van en beneficio de todos”. Concluye recordando que de las opiniones de los agentes y periodistas que vienen en estos actos promocionales “depende, un poco siquiera, el futuro de todos”. Y en el mismo número se lee que Íñigo Tours ofrece transporte para estas acciones y se señalan las rutas de trayecto (desde Salamanca, Santander y Zaragoza). Animan a otras empresas a sumarse a ello.




El Boletín del Turismo cumplía su cometido. Informaba de nuevos contactos: Interplanet representaría a Mercury; y a Globus, la alemana. O que Viajes Altamira abría oficinas en Benidorm y se sumaba a las iniciativas de apoyo a las acciones promocionales de la Delegación de Turismo.




Me ha alegrado leer el nombre de un histórico de la Radio (con mayúsculas) como Juan Maestre. La Asociación de Profesionales de Radio y Televisión celebró en Benidorm su Asamblea Nacional. O que la Sala de Fiestas Sevilla albergó la Fiesta de los Belgas, o que las damas del Montepío de Automóviles (¡Jo, que antiguo suena!) visitaron Benidorm y fueron agasajadas.




Finalmente, la referencia a Fitur 82. La feria madrileña se había inaugurado el año anterior con aceptable éxito. Benidorm se preparaba para estar en Madrid en la nueva edición de la que ya era “una de las manifestaciones más importantes del sector turístico español” y, por ello, “el Ayuntamiento piensa que es necesaria la presencia de Benidorm… tanto por el número de visitantes profesionales como por la cantidad y calidad de los expositores… para la permanente promoción turística”. Y se señala que “… no debe ser un stand de trabajo…” -que para ello ya hay otros: CIT, Patronato de Turismo, etc.- “sino en un lugar que recuerde, de alguna manera, a Benidorm y sus atractivos, con posibilidades de ofrecer imágenes plásticas o visuales de una oferta dispuesta para ser comercializada fácilmente”.



Se recuerda, y eso me gusta, que se trata de Benidorm: “una ciudad cuyo único recurso vital es, precisamente, el turismo”.







[1] SET: Secretaría de Estado de Turismo

No hay comentarios:

Publicar un comentario