15 sept. 2011

DE LA IMPORTANCIA ACTUAL DEL SUPERVISOR DE NUBES


Lo que nos faltaba. Con la falta que hacen los "supervisores de nubes" ahora mismo, y va ZP y nos amenaza con dedicarse a ello. Para ser "supervisor de nubes" se precisa una vinculación científica relacionada con la Geografía o con la Física; y lo de ZP es el Derecho. Si va a "aprender" Climatología en dos tardes, para sus nuevos cometidos leoneses, ¡vamos aviados! Necesitamos "supervisores de nubes", pero de más entidad; y nunca aficionados

Desde Luke Howard, incluso desde el señor De Lamarck, a nuestros días ha habido importantes "supervisores de nubes". Howar comenzó a "supervisarlas" acojonado por los sucesos (meteorológicos y geológicos) de 1783; y ZP lo va a hacer por la crisis que arrancó en 2007. Pero hasta ahí llegan los paralelismos. Howard era cuáquero (disidente religioso); ZP... ni se sabe. En ambos casos, otra casua/causa-lidad: la población estaba asustadísima; unos casi por el fin del mundo y otros casi por el fin de sus economías. A Luke Howard, "El Padrino de las Nubes" le debemos la básico de la clasificación de las nubes. Con ZP... lo debemos todo.

Dicen, además, que las nubes son el "lenguaje del cielo". Coño, pues por eso tampoco conviene que sea "supervisor de nubes". No es, desde luego, un fuera de serie en lo del lenguaje. Ahora bien, como del cielo todos hablan sin tener ni repajolera idea... Por ahí, tal vez.

Pero es que estoy aterrado.

Las nubes tienen una función muy importante en el clima del planeta. Modifican la distribución del calor solar sobre la superficie terrestre y la atmósfera... y ahora que el Sol está revolucionado y los calentólogos desatados... la función del "supervisor de nubes" es fundamental para el futuro planetario.

Las nubes son complejas, no crean. De algodón, nada. Pura física y... metafísica. La parte inferior es opaca y, por ello, es capaz de devolver a la tierra parte de la radiación de onda larga que recibe de ella y, por ello -una vez más-, mantiene el planeta en el punto cálido que nos permite la vida. Las nubes son fundamentales en la vida humana.

Y es que "supervisores de nubes", de relumbrón, ha habido muchos: desde Ludwing Friedrich Kaemtz (que lo hizo en el Báltico) hasta Raymond Shaw que desde 2006 es capaz de simularlas (inlcuso las más complejas) en su laboratorio de Leipizig (programa LACIS)... y todos de mayor nivel científico que ZP.

Hombre, ya que esa es su nueva vocación y dado el tiempo libre que va a tener, mi modestísima recomendación -y sin acritú alguna- es que se dedique a supervisar "chemtrails", que lo mismo resulta que son nubes (eso dicdn algunos) y por ahí tiene más campo de "supervisión". Los "chemtrails" son las estelas de condensación que aparecen en los cielos. Y si por León no hay muchas... pues para eso se repantinga en la hamaca hasta que aparezcan... pues son como las meigas (haberlas, haylas).

Ahora todo quisque está preocupado con la cantidad de calor que las nubes aportan al plantea Tierra. Por ahí circula el trabajo de Roy Spencer (Univ. de Alabama, en Huntsville [UAH]; es que hay otras en Birmingham y Tuscoloosa... y muchas veces damos el nombre de una universidad extranjera para darnos lustre... por darnos lustre; y resulta que ni existe) en el que se dice que "la posible influencia de las nubes en el calentamiento global 'persiste como un problema irresuelto'". Vamos, que nos vamos; que no sabemos ni como estamos. Pues a investigar, y ZP -con todos mis respetos prevengo- no está para ello.

Luego, y parece que lo han descubierto ahora y es de 2007, hay un estudio de la Universidad Técnica de Dinamarca (la DTU de Copenhague) que consiguió "fabricar" nubes mediante rayos cósmicos y que parece ser que es eso lo que pasa en realidad, en la atmósfera. Como hay quienes sostienen que el calentamiento global está ligado a la disminución de nubes bajas y los rayos cósmicos son los que las hacen posibles y, para complicar la cosa, los rayos cósmicos dependen de la actividad geomagnética del sol... pues eso, que ser "supervisor de nubes" es hoy por hoy fundamental. El aumento de la actividad solar conlleva una disminución de la radiación cósmica y, por ello, de las nubes bajas... lo que implica ¡¡más calor!!. Y Lorenzo está ahorita mismo que no veas.

Así pues, como las nubes son ahora objeto de máximo interés observatorio yo, modestamente, recomendaría, y con todo el cariño del mundo, otra ocupancia menos comprometida para el que en poco más de dos meses ya será expresidente. Y... haberlas, haylas. Como las meigas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario