2 nov. 2011

ESTA UE-27… ENTRE LA GRANDEUR, EL LEBENSRAUM Y EL PARNASO…



No sé como comenzar esto, pero… la verdad es que tras el Congreso de Viena (1º Octubre 1814-9 Junio 1815) Francia, Austria-Hungría y Rusia se quedaron con el continente mientras que al Reino Unido le dejaron el dominio de los mares. Francia se creyó en La Grandeur… y la verdad que eso sólo les duró con Luis XIV y el primero de los Napoleón… y a qué precio.

Aquél reparto de 1815 se fue al traste con la unificación de Alemania a costa de Austria y Francia. Primero fueron los Junkers prusianos (terratenientes) los que optaron por comenzar a aliar los 38 estados y principados alemanes dispersos. Lograron en 1824 la unión aduanera (Zollwerin) y, entre dimes y diretes, el 18 de Enero de 1871 surge el Imperio Alemán… mucho gallo en el gallinero europeo. El continente comenzó a liarla y las revoluciones, en especial la Rusa (1917), dieron al traste con aquella vieja Europa diseñada entre el 14 y el 15… del XIX.

El resto, más o menos se lo saben, pero es que en la Unión Europea que es la consecuencia de la CECA de 1957 (Tratado de Roma) surgió, desde el primer momento, bajo los demonios de La Grandeur y del Lebensraum alemán.

En realidad, sostengo, La Grandeur sólo es una idea de vapores de cognac y champagne… apenas cincuenta años… de los que siguen viviendo los franceses. Y con Sarkozy, igual que lo hicieron con De Gaulle, ha sido un espíritu de superación que han querido recuperar. La Grandeur es el aumento del peso específico de Francia -y la francofonía- de una manera presidencialista bajo la premisa de poder comprar deuda extranjera, a base de ser unos excelentes vendedores de armas (y otras cosas), y de la disposición de su Force de Frappe, basada antes en sus Mirage-IV y ahora en sus Mirage 2000 NK2, y sus ingenios nucleares desde submarinos SSBN e incluso los terrestres ISRN. Hoy, es Sarko y sus relaciones con la región MENA… aunque ha perdido el AVE del desierto arábigo. El Libro Blanco de la Defensa (gala) plantea el “arco de crisis Atlántico-Índico” y hasta Abu Dhabi, Yibuti y las Islas Reunión alcanzan hoy el espíritu, y los misiles, de La Grandeur… a base de euros.

Por su parte, el Lebensraum es el concepto del geógrafo Ratzel sobre el “espacio vital” que necesitaba Alemania, que el sueco Kjellen dio forma (la Geopolítica: factores geográficos y poder continental en la política), aunque ya lo había planteado un inglés -Halford John Mackinder ("Quien gobierne en Europa del Este dominará el Heartland; quien gobierne el Heartland dominará la Isla-Mundial; quien gobierne la Isla-Mundial controlará el mundo.[1919]")- para repartirse el Mundo (los ingleses, los americanos y los japoneses) dominando el “pivote del mundo”, corazón del planeta -Heartland- que, mira por donde, situaron entre la Europa del Este y Asia Central. Otro geógrafo, y general, alemán, Klaus Haushofer le metió la idea del Lebensraum a Rudolff Hess, y este a los nazis… y Hitler se fue a por toda Europa y, en especial, hacia el Heartland del petróleo (Operación Barbarroja)… y allí hubo más de espías que de guerra… aunque la cosa llegó hasta Suez (1956) cuando Nasser nacionalizó el canal… pero allí los alemanes ya sólo estaban como servicio de información.

Desde el final de la IIGM Francia e Inglaterra iban de gallitos de Europa hasta, otra vez, la reunificación de Alemania (3 de Octubre de 1990) en que los teutones del siglo XX empieza a reivindicar su “espacio vital” que primero nos llevó a la Crisis de los Balcanes -y los daños colaterales- y luego a apoyar a la Grecia moderna, que desde 1981 era miembro de la Comunidad Económica Europea, y ya nadie se creía sus cuentas, comprándole y comprándole deuda… como también hacían los gabachos. A Grecia se le admitió en la CEE por el apoyo de la RFA y en contra de todos los demás que planteaban reticencias sobre el Mediterráneo, a pesar de que Italia fue uno de los fundadores; España y Portugal tuvimos que esperar hasta 1986 para poder ser miembros de la CEE… pero como ya habían metido a Grecia no tenían más bemoles… y entonces teníamos, los españoles, unos presupuestos los suficientemente saneados, sin déficits notorios, como para sentirnos europeos.

Hasta el Tratado de Maastricht (07.02.1992) fuimos de la CEE, y a partir de 1993 (01.11.1993) ya fuimos, todos, de la Unión Europea: UE-12 por entonces… y España empezó a presentar superávits presupuestarios y medidas, especialmente las de Aznar, que nos llevaron a entrar en el Euro con nota.

 Y en 1993, como antes en 1986, nadie se creyó las cuentas griegas. Pero los informes salen a la luz ahora. Franceses y alemanes, al alimón, se empeñaron en desturquizar Grecia sin darse cuenta que tantos años de dominio otomano habían dejado a Grecia muy lejos del ideal clásico y más cerca de la idiosincrasia turcomana… que ahora nos sale rana. A Turquía de damos largas y a Grecia le dimos la bienvenida… y lo mismo son, pero unos crecen al 7% y los otros, los griegos, nos llevan al gran foso del Tártaro.

Y es que siempre los griegos han estado a la vera del Parnaso (montaña donde moraban las musas), patria simbólica de los poetas, y a las tonterías de Parnaso (hijo de Poseidón) al que se atribuye la fundación del Oráculo de Delfos. Grecia será preciosa y mediterránea, pero tantos años de ocupación turca les ha dejado una pátina de malfaeners que es insoportable. Hasta hace cuatro días, porque pagaba la UE-27, los universitarios comían (y cenaban) gratis en la Universidad… ¡Pagaba Europa!... Y así les va.

Pero lo peor es que así nos va a todos… y todo porque La Grandeur y el Lebensraum utilizaron Grecia para saltar hacia el Heartland… y ZP, que nunca quiso ver la crisis, gobernaba España en esta etapa final del caos helénico. Ahora, la “quita” griega nos va a quitar a todos de en medio.




No hay comentarios:

Publicar un comentario