1 feb. 2013

DE TRIKI POR HANNOVER; ¿NOS SALIÓ LADRÓN EL MONSTRUO?



Por edad, y no es para llorar, los personajes de la tele de mi niñez fueron los Hermanos Malasombra, que eran malos de verdad. Uds. disculpen pero Valentina era repelente, el Capitán Tan le seguía los pasos, Locomotoro era vomitivo y el Tío Aquiles producía urticaria. Pero los Hermanos Malasombra, que eran malos de verdad, ponían una pizca de absurda sal en el ñoño panorama. “Valentina, una sabionda; es un pelma el capitán; al chalado del tío Aquiles no podemos aguantar…” Dicho esto, mi reconocimiento a los actores Maricarmen Goñi, Félix Casas, Paquito Cano y Miguel Armario que nunca tuvieron la culpa de que yo sea así. Mi agradecimiento a Luis Gzlez Páramo y a Carlos Meneguini que tenía que hacer de pistoleros tontos vistiendo a la guisa de Adam Cartwright (Bonanza). ¡Qué tiempos!

Por supuesto que no he vuelto a ver programa infantiles, pero sé quién en Triki, el “Monstruo de las Galletas”. Aunque para mí, el auténtico Triqui (que fonéticamente suena igual) era mi amigo Andrés, en aquellos años juveniles en donde pedíamos, a la hora del gin tonic, un “dos con una” (dos Rives con una Schweppes). Triki, con K, era un personaje de aquella tele de mi hermana pequeña, Carmen, hoy economista bristoliana.

Bueno, pues el Triki azul se me ha vuelto a aparecer… en un teletipo.

El antes y el después de la actuación de "Triki"
El miércoles, EFE, a las 12:13:41 lanzaba un “Alemania Curiosidades: El Monstruo de las Galletas reivindica el robo del emblema de Bahlsen”. Y es que un propio, “disfrazado de Triki, había reivindicad el robo de la galleta que adornaba la fachada de la central  de la empresa alemana de productos dulces Bahlsen, de donde desapareció hace dos semanas”.

Prueba "de vida" que envió el ladrón al periódico
Los hechos ocurrieron en Hannover y Triki pide como rescate de la dorada y emblemática galleta Bahlsen que la galletera regale galletas a los niños de un hospital, y donar mil euros al asilo de animales de Langenhagen. La carta que todo esto contaba y que contenía la foto de Triki, a modo de Rafa Nadal hincándole el diente a un trofeo tenístico, fue remitida a la Redacción del Hannoverschen Allgemeinen Zeitung, periódico de Hannover.

La Bahlsen, por su parte, ha ofrecido mil euros por pistas que conduzcan a la recuperación de su galleta, robada a plena luz del día y ante testigos.

Ayer jueves, a las 10:29:05, la Agencia EFE lanzaba otro teletipo en el que “el fabricante alemán de dulces Bahlsen ha asegurado que no cederá al chantaje”. Esto se tensa: no ceden al rescate y contraatacan: mil euros por una pista.

La galleta “secuestrada” pesa unos veinte kilos, es de metal dorado y estaba en la fachada del establecimiento ya un siglo.

Werner Bahlsen
Werner Bahlsen, el patriarca del clan galletero fundado en 1889 (nieto es del fundador), está dispuesto a entregar 52.000 galletas reales a 52 instituciones benéficas en cuanto recupere su galleta emblema.

Me he dado un voltio por la web de Bahlsen y me relamía. Voy a ver cómo termina la cosa, pero le pegan bien al chocolate: “Una persona que no come chocolate, se olvida de la vida” reza su web, una frase de Fredirck Morton, escritor judío austríaco que tras la “Anexión” (Anschluss) emigró a Inglaterra y a los EE.UU. Algo sabría, comenzó de panadero. 

Los productos estrella de Bahlsen son las galletas de mantequilla Leibnitz y las barritas de chocolate Pick Up!

Me mosquea del Triki este, ladronzuelo, el que siendo también una especialidad las galletas de chocolate, según AFP (Agence France-Presse) el secuestrador de la galleta exige que las que se entreguen en el hospital sean “las de leche entera, no las que tienen chocolate negro encima”. En fin, las exigencias propias del bandido teutón que se esconde tras el peludo y azulón disfraz. Que yo haya podido investiga, Triki no hace remilgos a ninguna. El tipo este es un impostor; no es Triki.



No hay comentarios:

Publicar un comentario