3 nov. 2012

DE LUIS COLOMBO… ¡¡COLOMBO!!



Por “Los cafés del Meliá” pasó este viernes día 2 de Octubre Luis Colombo Fernández Durá, “nuestro” director de cine particular.

Foto: Mario Ayús
Colombo, como todos le llamamos y muchos le conocen, es el segundo miembro de una misma familia que por primera vez en la intrahistorieta de “Los Cafés” pisa la moqueta azul de la Sala E del Meliá Benidorm para someterse a este sin par “tercer grado” de la tertulia vespertina de los vierne,s donde uno se relaja y… cae. Su hija Liliana le ha precedido, y por dos veces ha estado en este blog (una y dos); su esposa Draki, nos contó Mario Ayús -que oficia de commendatore de este contubernio[1] que se reúne en “el día de la reunión” (como llaman los árabes al viernes), “el día de la preparación” (como lo hacían los griegos), “el día de Freyja” (que dicen los anglosajones; día de la diosa del amor, la belleza y la fertilidad) o “el día de Venus” (como decimos los latinos y que de Venus ya saben Uds.; como Freyja)- comparecerá en breve… y serán tres de cuatro. Habrá que traer al chaval para no discriminar en esa familia. Bueno, no en todas las casas encontramos este, digamos, poderío mediático en lo profesional y en lo humano; por todos ellos, bien por Fernández, bien por Steiner, conquistan.

Luis bien pronto empezó sentir una especial atracción por el cine y se suscribió a revistas de cine y empezó a moverse en ese campo. Su padre, Luis, era locutor y comercial de Radio Falange de Alicante y, nos contó Luis, resulta que era un infiltrado del SIM (Servicio de Investigación Militar, de la República). Yo creo, permítanme, que Luis ha oído campanas. Su padre no se le identificó como tal, él “lo ha ido averiguando”. El SIM fue un invento de Indalecio Prieto con fecha de caducidad (de agosto del 37 a marzo del 39) y tuvo bastante mala fama entre la población, de la zona republicana, por sus acciones no discriminadas y quedar siempre fuera del poder legal establecido; temido. Se dedicó a tareas de seguridad más que de espionaje. Se le escapó de las manos a Prieto; basta leer su libro… incluso los libros, desde Cuba, de Manuel Uribarri, que fuera responsable directo del SIM. Yo quiero creer que a Luis le han contado una vaina; no dudo que fuera un infiltrado, un quintacolumnista… pero como decía la ficha policía que luego recuperó: “vinculación con los rojos”; no más. Que ya es, que pasó dos años de “topo” en Alicante al finalizar la Guerra… y terminó en Radio Falange.

Liliana, atenta a su padre
Foto: Mario Ayús
Pues Luis, padre, con el tiempo se hizo con la gestión de dos hoteles en Benidorm (Acapulco y Copacabana) donde trabajó toda la familia, y Luis, hijo, comenzó desde la recepción… hasta el cine. Porque con el dinerillo de aquél trabajo consiguió su primera cámara de 35 mm que le compró a un montador del NO&DO, y de él supo lo de la vacante en Alicante (1974) y de ahí llegó a TVE (1976)… y a Canal 9 (1989). Porque, en esto del cine o se nace Lucas o hay que comer.

En 1974 comenzó a trabajar con un Jesús Franco (Jess Frank y varios alias más) que ya se había ganado un puesto en el género de terror, y terminó en el X… y sigue en el de terror, y ya cuenta con más de 200 títulos en su haber. Y desde 1974 Luis Colombo ha trabajado con grandes (Sáenz de Heredia, Richard Lexter, Vin Diesel, etc.) y ha dirigido ya una treintena de cintas, tiene material para dos más y otras dos en mente. Sus pelis, él lo reconoce, son “Serie B”… sin entrar en clasificaciones posteriores de Moody’s y otras zarandajas económicas, porque todas le cuestan dinero. Pero son auténticas joyas con sello Colombo Films. Con Paul Naschy (Jacinto Molina) -a Luis le va esto de la sangre y las vampirillas- trabajó, por ejemplo en la última: “Empusa” (2010).

Luis ha llevado al cine, propio o a través de otros, toda la provincia de Alicante: Transilvania puede estar en Aigües de Bussot; un bosque encantado, en Aspe; un paisaje de guerra, en Rebate; y el Amazonas en un recodo del Racons. Anécdotas tiene a miles; el bajo presupuesto las genera al igual que los metros de película.

Ayer, entre los tertulianos, el que más y el que menos le habíamos hecho un cameo o varias páginas de guión en alguna de sus treinta películas. Yo fui bibliotecario (agente de la CÍA, desde dentro del Vaticano) en “Comando Terrorista” (1987), una “increíble” película donde Pepe Marcos, cantautor ilicitano, hacía de Gadafi… Y aquí estamos.

No confía Luis en la viabilidad de la Ciudad de la Luz así como está (y como la parieron) y no mucho en el Centro de Estudios de la Ciudad de la Luz/Universidad Miguel Hernández (donde imparte algún curso) como no bajen los precios para la formación de la gente del cine y la imagen.

Tiene mucho material y equipo de cine; busca una ubicación para su colección Colombo’s Colection y… puede ser que Terra Mítica la pueda albergar como un atractivo más este verano. Merece la pena, y sólo conozco la milésima parte.

Así es Luis, un tipo genial… que cada fin de semana puede estar cubriendo una noticia cerca de Ud., cámara en ristre, pero que encierra en sí mismo un corazón de celuloide que late a 48 fotogramas por segundo… el doble que de normal.




[1] Grupo de legionarios romanos que compartían una tienda de campaña -generalmente 8- y mantenían estrechos lazos de camaradería desde los primeros momentos de la instrucción militar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario