15 ago. 2012

DE REFLEXIO PROFUNDA



Sí, así: de reflexio profunda, en latín. Porque profunda es latín correcto y reflexio lo mismo: reflexión profunda, en cristiano.

Yo, tal día como hoy (15 de Agosto) de hace 54 años
15 de agosto. Hace 55 años que estoy por aquí; fui madrugador. 6’30 AM (Leo-Leo-Leo), lo que me valió un “OK” de Mauricio Sandró cuando Manuel Martín Ferrand me fichó para aquella aventura que fue Antena de 3 de Radio, SA., aún en la parte alta del Hotel Cuzco de Madrid, cuando no habíamos recalado en Oquendo 23. De poco más me ha servido eso de Leo-Leo-Leo; sobre todo porque no cree uno en esas cosas astrales.

Hoy, la verdad, no me he levantado como otros días; pesa la espada de Damocles de un ERE inmerecido e impostado[1] que afecta a tirios y troyanos[2], por igual.

Mañana mismo, estamos convocados a una huelga… y serán seis jornadas , seis, en lo que queda de mes, por un ERE que sí, o sí, saldrá adelante y afectará a todos, y mucho más a los que sumen a la protesta pues con la nómina de agosto definirán las indemnizaciones.  Es una batalla perdida, conciencia por delante; pero la rabia no la puede quitar nadie. Profesionales como la copa de un pino  ven, vemos, en entredicho un futuro inmediato.

No temo a tener que buscar a estas alturas un nuevo trabajo; temo a la creciente desazón que me provoca el verme abocado a esa situación. Hay luz al otro lado, pero es un golpe, una hachazo invisible que dijo el poeta orcelitano.

Pero no por ello he renunciado a comer con un Gran Claustro Cuvée especial 2007, rematando la cosa, nunca mejor dicho, con un par de copitas de Marc de Cava, también de Perelada, para que todo quede en casa, y un Cohiba edición limitada 2012, pirámides extra (gracias, José María, por la caja), que me ha dado la puntilla… que a estas altura de la noche aún noto.

Mientras he estado en duemevela canicular vespertino le daba vueltas a una frase que me ha enviado mi amigo José Tomás, que no es el torero aunque torea de salón, el mu lozano alicantino: “Los seres humanos no nacen para siempre el día en que sus madres los traen al mundo, sino que la vida les obliga a alumbrarse a sí mismos una y otra vez. Dice que es de García Márquez; pues qué bien.

Pues alumbrémonos de inmediato; qué caray. En setenta y dos horas… más calvo y buscando nuevo curro. Voy a desempolvar currículos, títulos, cursos, certificados y otras lindezas que avalen la próxima etapa.

No, si este agosto sabía yo que…



PD. Para este inminente y próximo alumbramiento no me confundan con los Alumbrados, versión española de los Iluminados. Uno quiere ya marcar distancias.


[1] artificial, falto de naturalidad, fingido
[2] Enemigos irreconciliables ambos de los pueblos griegos; tirios, de Tiro; troyanos, de Troya

No hay comentarios:

Publicar un comentario