24 ago. 2012

DEL FESTIVAL DE LA CANCIÓN DE BENIDORM… Y TODO, POR CULPA DE UN “QUICO”; O MÁS.



Sí, un “quico” era un “combinado” que se servía “a la vora de la mar”, en el kiosko del Ti Quico, donde hoy se levanta el Hotel Selomar, en la Playa de Levante. Un “quico” era, asómbrense los expertos en cocktelería, una “sabia combinación” de vino blanco de garrafa y limón granizado, pero a finales de los años cincuenta (1958) eso era “mel de romer” en las noches de luna de Benidorm. Y quien dice uno…

Aquél “quico” se lo tomaron (y yo se lo he oído de primera mano -con Luis Escobedo- a don Pedro Zaragoza en “La Cambreta del Xano” -su casa de la huerta de Benidorm-) un grupo de tertulianos entre los que estaban don Pedro, alcalde de Benidorm, y Juan Carlos Villacorta, entonces Secretario General de Prensa y Radio del Movimiento y de siempre muy ligado a Benidorm, donde le hicimos mil perrerías con su apellido y su estatura. (Y eso que llegué en el verano de 1987, que los veteranos del lugar…).

Mucho de lo que se dijo en “La Cambreta del Xano”, en la bodega y en el porche, se puso negro sobre blanco en un librito sobre el Festival: Y mucho más de lo que en el librito se cuenta, pues hay errores de bulto montañés, se le devolvió a don Pedro (varias cintas de cassette con horas de conversación entre amigos). Es que el libro, al final, se lo apuntó otro y… mejor olvidarlo. De Luis, dejaron el prólogo; sólo el prólogo.

Bueno, pues pensando en lo que suponía el Festival de San Remo (1951) como atractivo turístico para la localidad italiana de San Remo, sobre el golfo de Génova, en la Liguria italiana, se pergeñó el Festival de Benidorm . San Remo además tenía un Rallye (aquí también se intentó) y una clásica ciclista, la Milán-Sanremo, que aquí se convirtió en la Valencia-Benidorm, de desigual fortuna. Pero eso es otra historia.

Con la vista puesta en San Remo y tras varios “quicos” se fraguó la idea que, luego, Teodoro Delgado, director de La Voz de Madrid (REM-CAR), dio forma. Así, al año siguiente, 1959, “a la vora de la mar” y bajo el cielo de Benidorm, en el Manila Park de los Navarro como escenario, se celebraba, sin cartel y sin nada, me cuenta Miguel Alberto Martínez Monge (que durante muchos años cargó con el Festival), el Primer Festival Español de la Canción de Benidorm, que presentó Bobby Deglané y ganó la canción “Un Telegrama”, de los hermanos Gregorio y Alfredo García Segura, interpretada por Monna Bell y Juanito Segarra.

No sé si aquél mismo año ya se entregó, además del premio en metálico, la Sirenita famosa, pero el caso es que no debió ser así porque, coinciden todos, el trofeo salió del primer cartel, que era la presentación del Segundo Festival Español de la Canción de Benidorm que ganó Arturo Millán con aquél genial “Comunicando”. Hay quien atribuye el “invento” de la sirenita a José León Delestal, pero… él tardo algo más en ser obra y parte del Festival. Sea como fuere, la Sirenita de Benidorm -que compite en protagonismo con las bálticas de Copenhague (Sfrigg, aunque Andersen no le puso nombre) y Varsovia (Szawa, que llegó a Gdansk y remontó el río Vístula), que son hermanas, y hasta con Ariel, la Sirenita de Disney- es la verdadera protagonista de aquél festival y su más preciado tesoro.

Yo solamente he tenido en mis manos una de aquellas sirenitas, la que ganó en 1963 Alberto (Alberto Pestaña), con “La Hora”, canción que también defendía Rosalía (Rosalía Garrido). Estaba en su pub madrileño “Donalberto”, en Manuel Silvela.

El Ayuntamiento de Benidorm, en su Espai d’Art, ha colgado una muestra con los Carteles del Festival entre 1959 y 2006; son 39 carteles donde la Sirenita de Benidorm, la Sirenita del Festival, es protagonista. No hubo edición del festival (ni cartel) ni en 1979, ni en 1984 (la de 1983 fue una chorrada), ni entre 1986 y 1992.

Y todo porque el domingo 26 de agosto de 2012, Raphael (Rafael Martos, 17 años entonces), que ganó la 4ª Edición (1962) con “Llevan” (que también defendió la cubana Margarita Cantero), recibirá un homenaje en Benidorm (y actuarán en el Benidorm Palace), como en su día lo recibiera Julio Iglesias.

Nunca es tarde si la dicha es buena.

Anécdotas del Festival hay millones. Pablo Motos fue el autor de la canción que ganó en 1993; El Lute, del “Quisiera” que ganó en 1980… la peli “Festival de Benidorm” que se rodó coincidiendo con la Segunda edición y se estrenó en la Tercera (1961), el nacimiento de otros festivales; el Festival de la Canción Mediterránea (Barcelona, 1959-1968), el gijonés Festival de la Melodía de la Costa Verde (1960-63), el Festival Hispano-Portugués de Aranda de Duero (1960-1970), el Festival Internacional de la Canción de Mallorca (1964-1971), el Festival Hispano-portugués de la Canción del Miño (1965-1971), el Festival del Atlántico (Islas Canarias, 1966-71), el Festival Internacional de la Canción Málaga-Costa del Sol (1968-1974), incluso Madrid...

No me estropearé otro Post, pero tengo yo una anécdota del Festival de Benidorm. En la Navidad de 2003 cenábamos en el Hard Rock Café de Londres y el camarero que nos asignaron, que hablaba español-sudamericano, nos dijo que quería ser cantante. Un tipo amable, jovial, divertido y dicharachero. Al 150 de Old Park Lane, Londres W1K 1QZ, envié las bases. Y el festival de 2004, la 37ª Edición, la ganó Gay Swimer con una almivaradísima “Sweet lady”. Lo estuvimos celebrando hasta que nos echaron del Ku Beach.





No hay comentarios:

Publicar un comentario