1 may. 2013

DE CUANDO EL SUBMARINO AMARILLO REALIZABA INMERSIONES EN BENIDORM



Corría el año 1992 cuando desde la empresa alfasina Submarino Turístico (Sub Fun SL) se ofrecía al Ayuntamiento de Benidorm una nueva atracción turística: inmersiones en un submarino -amarillo, faltaría más- en el entorno de los fondos de la Isla de Benidorm.

Un Sub Fun III en maniobra de salida de instalación
portuaria, idéntico al que operó en Benidorm
A la componente de iniciativa empresarial turística añadían, para obtener la licencia de actividad, la componente de la contribución a la educación: programas educativos especiales para los colegios de Benidorm…

Y ya metidos en faena le ofrecían la posibilidad, al Ayuntamiento de Benidorm, de utilizar esta herramienta ante colectivos ecologistas (fueron años en que se hacían campañas sobre las aguas de Sierra Helada) para mostrar lo bien que estaban los fondos marinos del entorno de la Isla y de Sierra Helada, y exponiendo la alta conciencia pública hacia el Medio Ambiente que aquí existía.

Y, claro, señalaban que sería “el primer submarino turístico que funcione en Europa y el Mediterráneo”. Por Canarias operaban, decían, dos compañeros.

Interior de un Sub Fun III
Y hasta aquí llegó un modelo III (Mark III/48), fabricado por Movimar (W-Sub), con capacidad para 46 pasajeros y 2 tripulantes, que desplazaba 106 toneladas y que contaban, con etílico optimismo, que podía sumergirse hasta 75 metros.

Hizo pruebas y hasta algún viaje con inmersión. Yo estuve en una de ellas en la que nos aseguraron que bajamos a 15 metros. Duró… lo que duran dos peces de hielo en un güisqui on te rocks… y el espectáculo no estuvo mal, pero “don José”, aquél majestuoso mero dueño y señor de los fondos de la Isla de Benidorm ya había sido cazado por un submarinista gabacho y no había acontecido aún su sucesión. No vimos nada espectacular pero sí mucha vida marina en los fondos de la Isla… donde a unos metros se abría un abismo al que ni nos acercamos. Calor, todos dijimos que hacía calor allí abajo.

Sub Fun SL explicaba en sus escritos al Ayuntamiento, y a los Medios de Comunicación, que la economía local saldría muy beneficiada: ofrecía 15 puestos de trabajo y un indudable atractivo turístico que redundaría en la estructura turística local porque “Sub Fun III aumentará el turismo, el interés público y también la conciencia en el esplendor de nuestro submarino”.

Por activa y por pasiva insistían desde la empresa que sería una oferta complementaria y que generaría “moneda extranjera”.

El caso es que ante la indefinición del Ayuntamiento y la tardanza de los pertinentes permisos administrativos, sin que nadie reparara en ellos, un buen día, como en la canción (versión de Los Mustang)… Y partí con mi soñar, sumergido en verde mar… y nunca más se supo… tal vez porque su hogar era la inmersión y no estar por Benidorm.

El caso es que yo sí conocía a un capitán que en su juventud vivió en el mar… el del Sub Fun III



PD: la versión original de Yellow Submarine no se parece más que en el nombre a la española de Los Mustang. La original diría algo así como: en la ciudad donde nací, vivía un hombre que navegó en el mar, que nos contó su vida, en la tierra de los submarinos. Así que navegamos hacia el sol, hasta que encontramos el verde mar, y vivimos bajo las olas, en nuestro submarino amarillo… y nuestros amigos están a bordo… y la banda comienza a tocar…

Si nos lo llegan a cantar así, por nada del mundo triunfa. Mejor lo de “conocí a un capitán, en su juventud lobo de mar…




No hay comentarios:

Publicar un comentario