4 jul. 2014

DE GRANIZADAS


Es lógica consecuencia de un embolsamiento frío en altura (-20ºC a unos 5.000 m de altura) la consecuente inestabilidad y las granizadas que hemos visto en la tele estas últimas 48 horas. ¿Granizadas en julio? Sí, es que esos gélidos embolsamientos no entienden de nuestra división del año en meses y la disposición del Hemisferio Norte, al poco del Solsticio de Verano (el Sol en el cénit, a mediodía, sobre el Trópico de Cancer). Resulta que se ha “soltado” una “gota fría” (ahora DANA, depresión aislada en niveles altos) de la corriente polar y se ha quedado meseteña; pues eso, inestabilidad y hasta granizadas.

Normal. No habitual, pero normal.

http://www.eldia.com.ar/edis/20100708/fotos_g/graf17.gif
Y, ¿cómo es eso del granizo? Pues resulta que dentro de la misma nube tormentosa (cumulonimbus) las gotículas de agua comienzan a precipitar (hacia abajo, en cuanto encuentran un mínimo precipitador sólido) y la inestabilidad existente impele las gotitas de agua hacia arriba, de forma muy violenta, hasta al darse de bruces ascensional con esta DANA que es cuando la gotita se congela y cae por peso. Pero nuevamente la inestabilidad la hace ascender, ya congeladita y junta otra capa que se congelaba en altura, gana peso y por eso caía nuevamente. Y así sucesivamente hasta que han alcanzado el tamaño (grosor) en que las corrientes ascendentes no pueden volverlas hacer ascender y caen “a plomo” esos “pedrusquillos” helados. La génesis del proceso es un sube y baja de las gotitas de agua -que se van congelando y engordando- hasta que el “bolo” de hielo es tan gordo que ya no sube más y sólo baja; cae. Esto, lo de bajar/caer se produce cuando el peso del “pedrusquillo” de granizo es superior al empuje de la corriente ascendente… y no tiene más narices que caer, por gravedad.

Siempre que hay tormenta puede darse la granizada. Y ese “puede darse” no significa que siempre se dé; puede darse, no más.

Y aquí llegados quiero dejar claro que el granizo es agua congelada, mientras que la nieve es vapor de agua sublimado (pasó de estado gaseosos -vapor- a sólido) conformada por cristales de hielo. Cuando el granizo excede de tamaño le llamamos pedrisco. Por lo general, el pedrisco oscila entre 5 y 50 milímetros de diámetro. Vamos, que hablamos de una precipitación sólida.

Para imaginarse cómo es por dentro uno de estos “pedrusquillo” de granizo no hay mejor modelo que el de una cebolla. El granizo se forma a base de capas concéntricas de diversa transparencia u opacidad en función del trayecto por el interior de la nube de desarrollo vertical. Las capas blancas se forman en la parte de la nube donde hay agua subfundida que se congela muy bruscamente y aprisiona burbujitas de aire; las capas de hielo trasparente se forma durante el viaje por las zonas de la nube muy ricas en vapor de agua y a bajísimo temperatura. Si somos capaces de cortar por la mitad unos de estos “piedrolos” podremos hasta señalar el número de viajes hacia arriba y hacia abajo dentro del cúmulonimbo que ha hecho antes de caer.

La NOAA tiene registrado un “pedrusquillo” granizado de 17’78 cm de diámetro, 47’62 cm de circunferencia y 877 gramos de peso caído el 23 de julio de 2003 en Vivian, Dakota del Sur (43º35N, 100º17’W). Fue confirmado en diciembre de ese año, tras medirlo y pesarlo concienzudamente. El Boletín de la Asociación Meteorológica norteamericana dio buena cuenta de él. No llegó al kilo de peso, récord mundial (1’02 kg) que ostenta otro “pedrusquillo” recogido en Gopalganj (23º00’N, 89º56’E, Banglaseh) -el 14 de abril de 1986- en una granizada tormentosa que mató a 92 personas. En esto de las granizadas mortales la palma se la lleva la que cayó en Maredabad, en la India -en 1888- que mató a 246 personas.

El granizo es una puñetería de las gordas. Fue una de las 10 plagas de Egipto; la , granizo de hielo y rocas, según cuenta el Éxodo 9:13-35. Y en el refranero popular tiene su cabida y el que más me gusta es de “El granizo es la lotería del Infierno”… porque es muy, muy, localizado. Y aquél otro de: “Faltará la madre al hijo, pero no la helada al granizo”. Incluso el de: “Abril sin granizo, Dios no lo hizo”.

El granizo es previsible. El radar meteorológico (de efecto dopler) puede prever la posibilidad de granizada, no con él no se puede saber el tamaño que llegará a alcanzar cada “piedrolo” de esos.

En España, la zona con mayor frecuencia de granizadas es el Norte. A lo largo del Cantábrico se suelen producir cada año del orden de 5 a 10 episodios de granizo. En la Meseta Norte y en el Pirineo Catalán pueden llegar a darse hasta 5 días por año. En ambos sectores el tamaño del “piedrolo” suele ser mínimo y no llega a producir daños.

Ahora bien, tanto en el Valle del Ebro como en el litoral Mediterráneo comprendido entre Castellón y Murcia en las escasas posibilidades de granizo, del orden de 3 días al año, las granizadas suelen adquirir tanta fortaleza que los “piedrolos” que se generan alcanzan tamaño importante y ya hablamos de, “pedrisco”, letal para las cosechas de frutas y hortalizas; también para el viñedo.  

En fin, contra el granizo, oraciones a San Pablo y veneración por San Cristóbal.


.


No hay comentarios:

Publicar un comentario