3 jul. 2014

DEL EJÉRCITO CATALÁN ESE


Yo es que no salgo de mi asombro con lo del EjércitoCatalán ese. Es que teniendo por norte y bandera a Isidre Lluçà i Casanoves no entiendo yo como se empecinan en armamento y equipos -tan caros- cuando todo lo más que hubiera sido necesario montar es un escuadrón de tambores. Y el tambor, a la par que antiguo y de amplio espectro mundial, sale barato. El Tambor del Bruch, el niño tamborilero que espantó a los franceses en las montañas de Montserrat, se merece unos descendientes en el siglo XXI acordes a su espíritu del XIX y no de la indigencia mental actual.

El documento del Ejército Catalán es de abril de 2013. No nos pilla de nuevo. Y sigue rondando.

Entiendo que en su delirio den por perdidas las ciudades y opten por volver a la guerrilla montaraz que, desde Viriato (incluso desde Argantonio) tan buenos resultados nos dio siempre contra el invasor de turno. Es más, el tal Pelagio (Don Pelayo) comenzó a darles p’al pelo a los muslimes de turno mediante la guerrilla, desde Covadonga para abajo, aunque sus sucesores optaron por la batalla y hasta la Cruzada.

Lo de la DivisiónNaval del Ejército Catalán me ha gustado sobremanera porque, imagino, será para dar viabilidad a las tradicionalmente importantes Atarazanas de Barcelona (Drassanes Reials de Barcelona; a las que retirarán lo de Reales), reconvertidas -por falta de encargos, supongo- en Museo Marítimo de la Ciudad Condal. Y de paso devuelven a Barcelona la actividad que el taimado Felipe V les quitó en favor del murciano puerto de Cartagena hace ya trescientos años (1714). Allí, en Barcelona, se construyó la Galera Real que don Juan de Austria capitaneó en la Batalla de Lepanto. La verdad es que eso de la División Naval no será de un día para otro, porque un barco tarda tiempo en construirse, pero siempre pueden encontrar el barquito de Clark Gable en Mogambo y ponerle bandera.

Entiendo que ya cuenten con un periodo de 2 o 3 años para poner en marcha la Academia Naval porque ese será el tiempo para reconvertir en un estudiante de náutica en Alférez para que salga dispuesto a lucir entorchados bien en las unidades de la Patrulla Litoral o en el Comando de Escolta (¿a quién van a escoltar? (Estos copian lo de “escoltas” de la actual composición de la Armada España y el Mando de Escoltas). Incluso puede llegar a integrar el Comando Expedicionario para acciones fuera del Mediterráneo, porque estos piensan llegar mucho más lejos que los mismísimos Almogávares.

A todo lo más que pueden aspirar es a conseguir algún falucho pintado, de segunda mano (hace poco España intentaba alquilar algunos de sus barcos grises por Australia; han llegado tarde), o artillar pesqueros, los famosos bous de aguas cantábricas entre 1936 y 1939. Experiencia ya existe, y el ejemplo de la Marina de Guerra Auxiliar de Euskadi, creada en 1936 y disuelta en 1937, es un buen ejemplo de utilidad.

Y, sin duda, lo mejor ha sido lo de los aviones. Se decantan por el F16Fighting Falcon” frente al más moderno y carísimo F35Raptor”. Es más, señalan las versiones C/D del F16 (operativas y testadas desde 1894), aunque no citan el modelo (bloques 25, 35, 40/42, 50/52 o 50+/52+) que pudieran soñar con adquirir. Y he leído en la prensa catalana (y en la no catalana) que el F16 es bicho asequible porque sale por unos 18 millones de dólares por aparato. De momento no sé dónde los van a comprar porque se necesita autorización yankee para venderlo de segunda mano y el único país que “puede” hacerlo es la Venezuela de Maduro, a la que le quedan 6 ejemplares algo operativos (le vendieron los yanquis 24 en 1983; y los demás ya no vuelan por falta de repuestos o se han estrellado) y tiene en antecedente de haberle vendido ya uno a Irán para que los iraníes supieran cómo son por dentro y pudieran calibrar sus radares para evitarse ataques norteamericanos e israelíes.
Eso de que el avión cuesta 18 millones es falso; en realidad un avión operativo les saldría por unos 54’3 millones de dólares de media. No han sumado al precio “del chasis” (18 millones) el precio de la aviónica, los repuestos, la capacitación, las actualizaciones operativas y el armamento, que esa es otra. Y no tienen en cuenta que la hora de vuelo, sin piruetas y demás, viene a salir por 25.000 dólares.

Todo esto, además de ser una soberana giulipollez, es un enconado ataque a la inteligencia de los ciudadanos catalanes y del resto del Mundo mundial. Si lo que quieren es un Ejército, ahora que estamos de aniversario, les recomiendo el Ejército de Caucho de Bevanque molar, lo que se dice molar, molaba un montón. Y su coste de mantenimiento era mínimo.

Coincido con el ABC; esto parece el Ejército catalán de Gila, de Miguel Gila. Pero no hace gracia.

En fin, Desperta Ferro… estos gritan “Aur, aur”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario