23 may. 2015

DE ARTE URBANO PARA LA JORNADA DE REFLEXIÓN


Vale que cuando nos imbuimos de dignidad de democrática estuviera bien aquello de darnos toda una jornada de tregua en la batalla electoral: de reflexión, la llamaron los padres del invento. Y yo, desde siempre me he preguntado si es para que reflexionen ellos sobre lo que han dicho y hecho, o para que lo hagamos nosotros. Pero es que éramos tan jóvenes… y tan irreflexivos; tirábamos de corazón y de bemoles más que de razones. Pero hemos madurado mucho; tanto, que nos preguntamos si es preciso esta jornada.

Pero como está marcada por ley, pues al rincón de reflexionar.

Sea como fuere, desde mi más tierna infancia, llegada la hora del examen (y lo del 24M es un examen), me explicaban -mi padre, mi madre y todos mis “profes”- que lo de estudiar el último día -reflexionar el último día- no servía de nada… a no ser que te llegara la inspiración divina en cualquier forma física y disimulada. Aunque luego mi padre, que entonces oficiaba de catedrático, en cuanto veía un examen desarrollado por ciencia infusa, exclamaba: ¡este ha copiado; no se da cuenta de que se delata! “Pillaba” a  los copiones. Convencido de que los “profes” saben que te copias, yo ni lo intenté.

El caso es que estamos ante una de esas jornadas de reflexión en la que no vale tirarse los trastos electorales a la cabeza y en la que se habla de la movilización de los jóvenes, de toda condición, de cara al proceso de mañana… hasta en un ¡5%!

Pues, nada; que voy a reflexionar con los jóvenes… y sobre jóvenes artistas.

Me imagino que conocen la Doctrina Romanones. Sí, aquella que termina con lo de “al indiferente, aplíquesele la legislación vigente”. A los amigos, una cosa; a los enemigos, por la cosa. Así pues, ya saben… para con los amigos…

Y el amigo Damián me señala la cuestión de la obra de su hijo Jesús, Jesús Uclés, y del Street Art. Y eso que sabe que a mí el arte… me lleva al frío. Pero confía en mí. Y, amigo que es y doctrina Romanones por medio… ahora mismo soy un “entregao” al Street Art y a la obra de Jesús Uclés Rodrigo.

Al tiempo que repaso las Vanguardias para las citas de junio, bueno es entrar en esta faceta que ha dejado la dura calle, ha abandonado el grafiti, y se nutre de diversas técnicas y nuevos lenguajes pictóricos y técnicas, cuando se mezclan surrealismo, fauvismo, expresionismo abstracto, fantasía y concepto. Los manuales son muy concienzudos.

Ahora bien, me gusta eso de que el técnico -es que Jesús (ingeniero civil) sigue la saga familiar de ingenieros- “no malogró al artista”, y que el ingeniero y el artista se retroalimentan día a día dando paso a expresiones de paisajes audaces, figurativos y plenos de fantasía.

Hasta donde yo llego, que no es mucho y por ello mil perdones amigo Damián, el concepto “arte urbano/urban street” es como un cajón de sastre en el que han metido multitud de corrientes  de muy diferente origen, forma e intención, pero siempre bajo una forma de arte muy abierto al público que generan una serie de artistas que lo que más buscan es la difusión de una identidad gráfica, la suya, a partir de contextos concretos.

No siempre actúan en la ilegalidad de “decorar” un espacio público, lo que produce una extraña combinación de anarquía, denuncia y precariedad; otras muchas, las más, llevan su fórmula de expresión al refinamiento de una exposición, manteniendo su visión de la realidad, percutida en la denuncia, en ausencia de espíritu de provocación.

Como parte de las Vanguardias, es pura libertad de contenidos, medios y técnicas; es la proyección de la visión del artista que en cuanto abandona la calle e ilumina el interior de las salas de exposición sube un peldaño (o más) en la capacidad de consumo visual y sin abandonar el espíritu inicial, suma sensibilidad, ingenuidad y, me dicen, que emoción.

Sí, me insisten en que el arte urbano es el mejor cómplice de la ciudad. Bueno, pues hasta el 28 de junio podremos comprobarlo en el Palacio Provincial (Diputación de Alicante), en una exposición de Jesús Uclés junto a Julia Lara. Colores para lo onírico y surrealista, me cuentan.

El penúltimo día estaré allí; hasta entonces estoy de reflexión.





No hay comentarios:

Publicar un comentario