7 feb. 2012

DE LO QUE CUESTA ACERTAR EN TV… Y DE LOS CAMPINGS



Mañana, miércoles que será, en Antena 3 sueltan una nueva entrega de “Con el culo al aire”, picaresca española en estado puro con estereotipos más o menos perfilados. Una comedia de situación, que le llaman algunos; la vida en un camping de gente en crisis. Dicen que el día 1 arrasó; yo la vi y… ni fu, ni fa; para pasar el tedio.

A la mañana siguiente a la noche de autos, la Federación Española de Empresarios de Campings (FEEC) sacó una nota expresando “su malestar”, porque el pastiche “ofrece una mala imagen de los campings” y “ridiculiza innecesariamente a trabajadores y clientes”. Pues la verdad es que sí, pero… Ah, se siente.

Desde noviembre, dice la nota, en que se enteraron que se perpetraban la cosa llevaban, confiesan, detrás de Notro TV, la productora, para ofrecerle asesoramiento; pero ni flores.

Hay dos claves en la nota que he visto ofrecida tanto por EFE como por Servimedia y que han recogido algunos medios: “los campings no pueden ser residencia habitual” y “la relación entre crisis, desempleo y camping es completamente errónea”. Antena 3 respondió con un “lamentamos las molestias” y con un “se trata de ficción”, así como que su objetivo es “entretener”, lo que es cierto, además de verdad.

No le había dado más vueltas al tema, y eso que este fin de semana en IFA se celebró Caravaning (que sigue el próximo fin de semana), hasta que esta mañana me he topado con el blog de la ComunidadHosteltur donde William LeMetayer señala esta fórmula del camping como un estilo de vida que posibilita 12.000 puestos de trabajo en unos 1.200 establecimientos, que ofertan 855.000 plazas. En realidad, el camping es una fórmula para vivir el ocio.

Tal es la cosa, y no sé si a raíz de esta nueva serie de TV, que Le Metayer plantea “que alguien tiene que ocuparse de la irresponsabilidad mediática y favorecer la entrada de atributos positivos en los medios para compensar las tendencias”.

Es el momento de tomar la iniciativa en esto de camping & caravaning y señalar su orientación hacia el segmento familiar, y lo último es virar hacia mobil-homes y bungalows (¡cielos, como en la serie!). Pero hay un detalle a destacar: un campista no es un autocaravanista; esto es básico y ya marca unos parámetros muy claros

Le Metayer reivindica que se tenga mucho más en cuenta desde la Administración  y que no se les encuadre bajo el palabro “acampamentos” turísticos, además de pedir que la palabra “camping” entre como opción turística en la web. Recordemos que registran estos “acampamentos” más de 30 millones de pernoctaciones anuales.

Dos cosas fundamentales finales: el eMarketing y la reglamentación del sector. El eMarketing en este sector es clave y está siendo muy utilizado; y hasta entra en liza en la información que manejo Isaac Vidal, anterior Jefe de Producto de Turisme (de la CV), volcado ahora en la promoción de Elche, lo que es una garantía más de por dónde van ahora las tendencias y las técnicas. La reglamentación es hora de asirla por los cuernos: hay demanda de espacios naturales y conviene reglamentar a favor del Medio Ambiente y de la generación de más PIB turístico.

Los campings necesitan un empujoncito. Y si no hay mal que por peor no nos venga, la “efímera fama” que pueda propiciar “Con el culo al aire” a la palabra “camping” debería ser aprovechada para relanzar el concepto y poner en el sector en su sitio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario