28 feb. 2012

MÁS DE PARQUES (y II)



Sobreviví a la 3ª Feria del Vino en La Cava Aragonesa; esta vez, a la tercera va la vencida, la emprendí con los cavas. Excelentes, también. Tendrá su Post. Pero mientras tanto, para hacer boca, “La Despensa de Andrés”, en Ibi, aquí cerquita, y para el Mundo, en Internet; otra dimensión en quesos.

Como decíamos ayer… vamos de parques raros, raros, raros.

En el nº 5 me coloca Times la Hacienda Nápoles. Y es que hay gente pa tó.  Está en Puerto Triunfo, Colombia, y era la finca del narco Pablo Escobar. Allí ha debido pasar de todo, pero ya a finales de los noventa la confiscó el gobierno de Álvaro Uribe… y la ha puesto en circulación. Es un “ejemplo” de cómo vivían los peores narcotraficantes, y es una exposición de las cosas que tenía en su finca: desde colección de coches, atracciones mecánicas, una ficción de Jurasic Park y varios alicientes más que la gente visita y… ¿disfruta? La gente va y paga la entrada. Ver para creer.

Sin abandonar el continente, más al sur y en el nº 6, La República de losNiños, la Repu -que dicen en Argentina-. Está en Gonnet, en la provincia de Buenos Aires, y es una ciudad en miniatura construida a finales de los años 40 por la Fundación Eva Perón, y que se inauguró en noviembre de 1951. Hay quien cuenta, en función de los litros de caña quemada, o vino patero (según los bolsillos) trasegados, que Walt Disney lo conoció y… creó su primer parque en Anaheim.

Volvemos a la vieja Europa y a una horilla de Londres, en Chatham, está el parque nº 7 del listado este: Dickens World. En fin, que los tonos sombríos de la pobreza de la Inglaterra Victoriana presiden este recinto que gira en torno a los libros de Dickens y el Londres del XIX. Este es un parque extraño, al menos, donde moran los fantasmas de la “Cuento de Navidad” y otras lindezas de “La vida y aventuras de Nicholas Nickleby”. Cosas de ingleses, un tanto dramáticas, oscuras y sórdidas. Dicen que The Pickwick Papers forma parte del entorno y los pickwickianos deben ir investigando los fenómenos curiosos de la vida.

Un saltito a Corea del Sur, a la isla de Cheju, nos lleva al nº 8. En este parque no hay atracciones mecánicas más allá de las bicicletas para orgasmos, leo. Se trata de The Love Land.  A la Isla de Cheju iban las parejas coreanas de Luna de miel y… Es el más reciente; desde 2004. En los jardines hay unas 140 muestras de arte relacionadas con aspectos sexuales, algunos muy explícitos, sigo leyendo, que hacen referencia a muchas posturas del Kamasutra, sexo oral, fuentes de falos, etc. Hay que tener más de 18 años para entrar de voyeur andante y no admiten niños. En China quisieron imitarlo, en Chongqing, pero las autoridades, en 2009, dieron al traste con la idea; iba a incluir talleres de técnica sexual, dicen.

En el país del ocio tematizado tenemos el parque nº 9 de la rara lista de Time esta Dollywood. Se trata del parque de Dolly Parton. Abrió en Pigeon Forge (Tennessee, USA) en el año 1961, como "Rebel Railroad", y no era más que una tienda, un bar y una locomotora a vapor. En 1966 amplió sus instalaciones, manteniendo su temática del Medio Oeste y fue bautizado "Goldrush Junction", con el viejo ferrocarril como protagonista. En el 77, con nuevo propietario, se convirtió en "Silver Dollar City Tennessee". Hasta que en 1986 apareció la cantante country Dolly Parton, famosa también por sus ubres, y se convirtió en copropietaria del parque, al que lo llamó "Dollywood".  ¡¡3 millones de visitantes al año!! Responden a la llama de la Parton. En nada va a inaugurar su supermontaña rusa Wild Eagle y los locos de estos ingenios apuestan por el parque. No será tan raro.

Y, finalmente, como farolillo rojo y nº 10, en el distrito de Shijingshan, en el mismísimo Pekín, el parque replicante, el parque pirata, el parque clonado, el parque copia de casi todos los americanos: Beijing Amusement Shijingshan Park, un invento de 1986 denunciado por conculcar todos los derechos de autor de los demás grandes parques mundiales: los personajes Disney, Shrek y Doraemon son los protagonistas. Lo gestiona el propio gobierno de la capital china y la web no está disponible desde 2006, pero en Pekín todos saben dónde está.

En fin, que el de Times es un reportaje muy recurrente; en cada ocasión cambia alguno de los parques, lo que le da cierto morbillo. Es que los Diggerland, los parques británicos de excavadoras y maquinaria de construcción como atracciones, o los varios Nintendo Land, con las aventuras del fontanero Super Mario, también se las traen.




No hay comentarios:

Publicar un comentario