6 abr. 2011

OPORTUNIDAD PERDIDA

La de ayer fue una oportunidad perdida. Entregaba el Ayuntamiento de Benidorm los premios a estudiantes, de alrededor de los 12 años, que habían recibido la charla del concejal de Turismo, Manuel Cabezuelos, sobre la ciudad-turismo, sus inicios y la realidad actual. Fue una iniciativa, conjunta, de Turismo y Educación, recuperando aquél viejo espíritu de los 80 de enseñar Benidorm en los centros educativos para que los escolares de la ciudad supieran más del lugar donde viven, donde se forman, disfrutan y participan. Es que gentes venidas de media España, y de media Europa, se integran en la vorágine económico-social del turismo en una ciudad como Benidorm, en la que implican a sus hijos, que, muchas veces, pasan sin pena ni gloria por la esencia de lo que es Benidorm, y la proyección de lo que se espera de ellos.


Bueno, pues lo chicos y chicas que recibieron el power point de Cabezuelo & Co. plasmaron después en un par de folios lo que escucharon y vieron… y un jurado los valoró. Y ayer, los 53 mejores recibían el premio a su expresión de lo percibido.


El *.pwp de marras es manifiestamente mejorable. Lo siento, pero es así. La voluntad de sus creadores es, imagino, inconmensurable; y algunas de las fotos (“filminas” que llamó el interfecto) provienen de un nutrido archivo, único en su género. No obstante, es tan elemental el documento que a nivel párvulos no sé yo aún cómo quedaría. Pero, la verdad sea dicha, la osadía puntúa: nadie antes se había atrevido con ello. Confunde, más que difunde; trastoca, más que instruye; falta a la realidad y a la historia en cuestiones de tal nimiedad que asusta, pero tiene el valor de ser lo primero que se hace en este campo.


Lo mejor es que los chavales y chavalas respondieron al estímulo (de las entradas y pases de temporada de los parques de ocio de la ciudad e incluso del gran premio del viaje a EuroDisney) y dejaron en el papel sus consideraciones al respecto: el Benidorm percibido.


Ganó una chiquita que entre un mar, más bien océano, de incongruencias (tal vez propias de la edad… o de lo escuchado en la charla) noveló lo percibido tocando la fibra del personal. En unos años tendrá un huequito, que hará más grande siempre que quiera, en esto de poner negro sobre blanco las cosas, pero si lo de ayer, leído en público, es Benidorm, que venga Dios y me lleve. En fin, abuelo en lecho de muerte en tierras argentinas que recibe de la nieta la fina arena de las playas de Benidorm. Vomitivo, pero “acertado”: lo que quería leer el jurado. Nivel, Maribel. ¡Cómo serían los demás!

Ahora, la oportunidad perdida es del Excelentísimo. Para premiar a los 53 mejores trabajos -los 50 de coro y los 3 mejores- no me los metan en el Salón de Plenos que desluce la cosa. Sumen profes y algún padre/madre/abuela/compi… y no cabíamos. No pido que Albert Speer le diseñe ad hoc un lugar para la ceremonia y que Leni Riefenstahl se lo vista para que de en cámara espléndido, grandioso y monumental, pero, para tamaño acto, como el de ayer y ante escolares, tenemos el Salón de Actos municipal, la puerta de enfrente, donde “el paseíllo” de los chavales-as hacia la mesa presidencial hubiera sido ya de por sí el mejor premio. Luego, suben al escenario entre aplausos y allí les premian, diploma y entradas para los parques de ocio de la ciudad; y luego bajan con más aplausos. Sí, en vez de 50 minutos nos hubiéramos ido a hora y media… justo a tiempo de llegar a casa/al bar para ver la Champions, pero dando más protagonismo a estos chicos que según oí son el futuro de Benidorm.


Yo, convidado consorte de piedra, me quedé tan helado con lo percibido que ni el triunfo del Madrid me salvó el día. Y rumié esto mientras paseaba a “Putoperro” por un Benidorm desierto mientras, despistado de mí, me preguntaba a eso de la 9 de la noche: ¿qué le pasa a este Benidorm?; las calles vacías y… yo con el mal sabor de boca de la redacción ganadora. Cuando el 8-9-8 de Partagás tocaba a su fin y el semoviente reclamaba tornar a casa, de pronto, desde “El Andaluz” salió, un estruendo: ¡Gol! Era el 2º de Abdebajor… es que ¡jugaba el Madrid! Por eso estaban las calles así, no por lo del *.pdf de Cabezuelos.


Dios es misericordioso… y esta noche, el Barça: volverán las calles a quedar desiertas. Benidorm sigue vivo… a pesar de lo percibido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario