1 may. 2011

¡¡VAYA 1º DE MAYO!!


Después de felicitar a mi madre, por lo obvio del día, y a mi esposa, por lo mismo, no me he podido resistir a exclamar eso de ¡Vaya 1º de Mayo!

En las páginas “salmón” de El Mundo leo que la CV acumula en lo que va de año una tasa de desempleo del 24’12%, ya casi en los 600.000 desempleados, cuando en 2007 era del 8’73%. En Benidorm, los datos colgados de la red trabajo para marzo estaban en 7.263; en abril habrá que sumarles algo más. ¡Demencial!

Pero es que además he leído en la misma fuente que “el 29 de abril los españoles ‘cumplieron’ con sus obligaciones fiscales anuales y empezaron a ganar dinero para ellos”. Se refiere a 2010, y resulta que en 2010 ya tuvimos que trabajar un día más para lo mismo. Eso es la media nacional; en la Comunitat se necesita menos: hasta el 10 de abril en 2010, un día más que el año anterior. “Los españoles dedican (dedicamos) 4 meses al año (de media) para cumplir con sus obligaciones fiscales”. 119 días de trabajo al año para mantener las administraciones que nos hemos dado o hemos admitido que se nos den: 53 días de trabajo para mantener la Administración central, 22 para la autonómica, 10 para la local y 32 para la Seguridad Social.

España, leo en Cotizalia, “es uno de los primeros países en liberarse de la presión fiscal, dos meses antes que los países nórdicos y uno que Reino Unido”; los yankees se liberaron 17 días antes que en España.

En otro orden de cosas, dice Eurostat que, somos, de la UE-27, el 5º país que menos recauda y con tan poca recaudación, menos se puede hacer. La Hacienda española recauda a nivel, dice, de república bananera: un 35’7% del PIB. Incluso las maltrechas Grecia, Irlanda y Portugal recaudan, sus Haciendas, más: 39% Grecia, 40% Irlanda y 41% Portugal… Y así nos va.

Lo último del Día del Trabajo es que estamos para celebrar bien poco; si al acabar 2007 trabajábamos en España 20’5 millones de personas, según la EPA ahora mismo sólo trabajamos 18’1 millones… la cifra más baja desde 2004. Esto me lleva a que estamos ante un ritmo de destrucción de puestos de trabajo mayor que el triste ritmo de aumento del paro. Vamos, que los parados ni siquiera parece que estén dispuestos a buscar empleo a sabiendas, claras y muy ciertas, que no lo van a encontrar. Y es que las cifras de la EPA y la inmediata del paro registrado en abril les van a dar la razón: esto sigue yendo muy mal, por mucho que nos insuflen, sin fuelle, ánimo. Sólo en el último trimestre de 2011 se han destruido más de 2.800 puestos de trabajo al día.

Vaya 1º de Mayo; menos más que también es el Día de la Madre.



No hay comentarios:

Publicar un comentario