2 sept. 2014

DE CÓMO SON LAS COSAS Y DE CÓMO NO CAMBIAN LOS DE SIEMPRE


Era un 23 de agosto, de 1939, cuando en Moscú, un sonriente Stalin supervisaba la firma del Pacto de No Agresión entre la Alemania nazi y la URSS (Pacto Ribbentrop-Molotov) donde, además, se definía el reparto de media Europa. Polonia quedaba como zona de influencia de ambas potencias y los comunistas centraban su influencia sobre Finlandia, Letonia y Estonia. Lituania era otra cosa, pues los rusos dejaban la capital, Vilna, a la influencia nazi, reservándose el resto del territorio (¿?). Los alemanes ya habían “tomadoChecoslovaquia (15.03.1939) y habían creado los Protectorados de Bohemia y Moravia. Europa era un caos.

Parte secreta del Pacto Ribbentrop-Molótov (23.08.1939)
Cuando se conoció el Pacto de No Agresión (pero no las cláusulas secretas del reparto de influencias), las llamadas democracias occidentales pusieron el grito en el cielo. Pero los partidos comunistas de estos países lo justificaron y alabaron el; incluso los comunistas franceses se negaron a enrolarse en el Ejército cuando Francia declaró la guerra a Alemania. Moscú siempre fue mucho Moscú… y los comunistas, siempre, muy serviles con Moscú.

Mira por dónde, los fascistas europeos sí protestaron por el pacto. Hombre, yo imagino que si iban de anticomunistas, era lógica la protesta; pero no entiendo -yo es que soy asín- que los comunistas defendieran a los nazis de ese modo y justificaran lo de Polonia y las Repúblicas Bálticas; porque lo de Mannerheim, en Finlandia (siempre en disputa entre Suecia y Rusia, anexionada por Rusia en 1808 e independiente tras la Revolución Bolchevique de 1917, pero en su órbita) es otra cosa.

Todo esto que cuento viene porque acabamos de conmemorar el 75º Aniversario del comienzo de la IIGM, porque acabo de ver una película sobre la máquina Enigma y porque Putin está envalentonado. Tanto, tanto, que Obama ha viajado a Estonia (llega en la tarde-noche del día 2; hoy) para reunirse con los tres presidentes bálticos[1] antes de la cumbre galesa de la OTAN.

Y vamos por partes.

Putin está envalentonado estos días pasando de las sanciones de la UE y pidiendo “un Estado en el sureste de Ucrania” en torno a Donetsk y Lugansk al que, con un par, ya ha puesto nombre: Novorossiya… ¡Nueva Rusia!; ¡Chuparos esa!

La otra noche yo veía en TV la película “Enigma” (2001) -más que nada- por ver cómo “resolvían” la homosexualidad de Alan Turing en Bletchley Park[2]. Recomiendo la visita al actual museo Bletchley Park, a un ratito de Londres (lo menos 60 millas). Bueno, pues Turing no aparece en la peli. Bueno, pues en la trama de la peli la clave para descifrar la clave de trabajo de la máquina Enigma[3] llega cuando identifican que los mensajes que captan se refieren a los nombres de polacos cuyos cuerpos son encontrados en las fosas del bosque de Katyn.

Wielum, 01.09.1939; tras la primera pasada de los Stukas
Y es que de aquél acuerdo del 23 de agosto de 1939 salió “el reparto” de media Europa entre nazis y comunistas. Y le tocó a Polonia estar en medio de nazis y comunistas. Polonia no se esperaba nada de lo que le iba a pasar porque desde el 26 de enero de 1934 estaba en vigor el Pacto de No Agresión Polaco-Alemán, con una validez de 10 años. Total, que a las 4:40 h del 1º de septiembre la Luftwaffe arrasó Wielum, una población de poco más de mil habitantes en el centro de Polonia y que nada tenía de militar. Ese día Wielum recibió tres “pasadas” de los Stukas que le arrojaron 46.000 kilos de explosivos en 380 bombas[4]. A las 8 de la mañana los tanques alemanes cruzaron la frontera camino de Danzing que de madrugada ya había sido bombardeada por la artillería del acorazado Schleswig Holstein. Y así comenzó la IIGM.

Tras la invasión alemana por el Oeste polaco, la población fue movilizada y las tropas se replegaron hacia el Este para preparar un contraataque. El 3 de septiembre de 1939 Gran Bretaña (11 de la mañana) y Francia (5 de la tarde) declaran la guerra a la Alemania Nazi. Ese mismo día lo harán Australia, India y Nueva Zelanda[5]. Se suceden los días de histeria burocrática y geopolítica internacional por todo el mundo, especialmente en Europa. El día 7 de septiembre Iósif Stalin dicta una instrucción interna a la Komintern[6]: “La guerra contra Alemania debe considerarse injusta e imperialista”… y todos los partidos comunistas del mundo la repitieron sin cesar: “La guerra contra Alemania debe considerarse injusta e imperialista”. Los comunistas boicoteaban las acciones de los Aliados hasta que el 21 de junio de 1941 a los nazis les da por atacar a sus “amigos· comunistas (Operación Barbarroja y Fall Blau) buscando el petróleo del Cáucaso.

Pero en 1939 eran amigos y el 17 de septiembre, con el pretexto de proteger a ucranianos y bielorrusos (¡fueron, y son, geniales estos chicos!), las tropas comunistas de la URSS invadieron “su parte” de Polonia haciendo medio millón de prisioneros de guerra[7], de los que 230.000 eran soldados. El resto, hasta el medio millón: funcionarios, profesores, abogados, médicos e élites intelectuales. Fueron arrestados todos los ciudadanos polacos que vistieran uniforme… y Polonia acaba de ser movilizada y todos sus varones llamados a filas.

Moscú; 23.08.1939 - Stalin sonríe junto a Ribbentrop.
Molótov, a punto de firmar
A todos los prisioneros polacos se les interrogó y clasificó, identificando a quienes podían representar peligro para las nuevas autoridades invasoras. Del medio millón de polacos detenidos se seleccionó a veintidós mil (21.768) y se les interno en 3 campos especiales en territorio soviético: Kozielsk, Starobielsk y Ostaszkow. En marzo de 1940 el Politburó tomó la decisión y Lavrenti Beria firmó la orden que se ejecutó entre el 3 de abril y el 19 de mayo. Los prisioneros de Kozielsk fueron llevados al bosque de Katyn, cerca de Smolensk, y ejecutados con un tiro en la nuca; los de Starobielsk a Jartow -con la misma suerte- y los de Ostaszkow bien a Kalinin (hoy Tver) o ahogados en el Mar Blanco.
El caso es que los nazis, en 1943 y ya en guerra abierta con los comunistas de Moscú, descubrieron Katyn (fueron unos obreros polacos construyendo una línea férrea) y transmitieron la información cifrada, con una máquina Enigma, a Berlín para que por cauces diplomáticos (que existían) llegara a los Aliados y se enzarzaran entre ellos. Los de Bletchley Park captaron los mensajes, ¡descifraron el código de Enigma!, y se enteraron de lo de Katyn.

Stalin contraatacó culpando a la Gestapo, y todos los partidos comunistas del Mundo hicieron seguidismo; pero las evidencias contra el NKVD (el origen del KGB) eran abrumadoras. Ni siquiera mostrando el Acta de Amnistía de Junio de 1941, que permitía a los soldados polacos capturados en 1939 volver a casa, sirvió para nada. Aquellos 22.000 nunca volvieron. Luego, desde 1945, con Polonia en la órbita soviética, se alzó sobre Katyn un muro de silencio.

En 1990, el gobierno de Boris Yeltsin reconoció que el NKVD fue el responsable de matanza y entregó documentos. En abril de 2010 la Duma Estatal estudió de nuevo el tema y remitió una carta al presidente Medvédev poniendo en duda la autoría del NKVD. Las investigaciones que ya había iniciado Mijáil Gorbachov fueron paralizadas en 2004 por Vladimir Putin desde la Fiscalía Militar. En 2013, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a Rusia por “no haber ofrecido todas las facilidades históricas para investigar adecuadamente la matanza.

Estos chicos es que son así y el tiempo no los cambia. Miedo me dan. Unos por ignorarlo y otros por camuflarlo. Y alguno, de los que se dicen líderes de opinión coletuda de hoy en día, siguen queriendo ignorar esta realidad. No, no es bolivariano; es jémer polpotista.





[1] La Repúblicas Báticas (Lituania, Letonia y Estonia) fueron anexionadas (invadidas y militarizadas) por la URSS en 1940 y sólo accedieron a la independencia en 1990. Ahora son miembros de la OTAN. Lituania, por ejemplo, limita con el increíble enclave ruso de Kaliningrado -en territorio Polaco y a día de hoy (y nos quejamos de Guantánamo)- repletito de misiles balísticos de corto alcance Iskander (SS26 Stone), con Bielorrusia (también con misiles Iskander rusos), con Polonia, con Letonia y con el Báltico.
[2] Complejo de edificios donde la Inteligencia Militar británica, con un buen grupo de matemáticos, descifró las claves alemanas Shark y Enigma e incluso desarrollo el primer ordenador: Colossus
[3] Capturada en el asalto al submarino U-110 (09.05.1941)
[4] La Fiscalía Alemana investigó este bombardeo en 1971 y en 1983. La niebla y el que aún no hubiera amanecido restó responsabilidad a la conclusión final del tribunal alemán que juzgó la acción cuyos precedentes fueron, sin duda, los de Durango (31.03.1937) y Gernika-Lumo (26.04.1937).
[5] Sudáfrica lo hará el día 6 y Canadá el 9. El 30 de noviembre la URSS ataca Finlandia. El 9 de abril de 1940 los nazis invaden Dinamarca y Noruega; el 10 de mayo lo hacen con Holanda, Bélgica y Luxemburgo. El 10 de junio Italia declara la guerra a Gran Bretaña y Francia. El 15 de junio la URSS invade Lituania y da un ultimátum a Letonia y a Estonia… el 11 de diciembre de 1941 los EE.UU. declaran la Guerra a Alemania; el 7 de diciembre la había declarado a Japón.
[6] La Internacional Comunista, III Internacional o Komintern (Internacional Comunista en ruso) fue una organización comunista internacional fundada en 1919 por iniciativa de Lenin en el seno del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia. Su objetivo estatutario era gobernar los Partidos Comunistas de los demás países y la lucha por la supresión de sistema capitalista y el establecimiento de la dictadura del Proletariado buscando la Sociedad Comunista. Su objetivo real fue gobernar los Partidos Comunistas de los demás países y extender la Revolución fuera de la URSS.
[7] M. I. Meltyuhov. Stalin's lost chance. The Soviet Union and the struggle for Europe 1939–1941. Standford University Press, 1995

No hay comentarios:

Publicar un comentario