12 sept. 2014

DE CUANDO EL MAR ESTÁ HECHO UN CALDO. VAYA OTOÑO QUE NOS PUEDE VENIR


Así de calentito tenemos el Mediterráneo;
y al rojo vivo frente a Benidorm
He estado esta mañana un par de horitas con Jorge Olcina (y con Antonio Rico, y con José María Díez hablando de agua y de Benidorm) y se me ha olvidado preguntarle por cómo teníamos la espada de Damocles de la gota fría (DANA; llámeme DANA, por favor), porque tenemos el mar como una taza de caldo hirviente. Hay mañana que se ven cómo se forman las nubes.

Este aspecto -lo del agua del mar calentuja- lo conozco por las referencias de miembros de la familia y por los Medios; que yo no piso la playa.

Ya en agosto leía en una nota de Europa Press una frase -con  palabras entrecomilladas de Jorge Olcina- en la que se decía que “el riesgo o ‘factor de base’ para una situación de lluvias torrenciales o gota fría en Alicante está ‘presente’ debido a que la temperatura del mar Mediterráneo está ‘muy caliente’”. La redacción, obviamente, es del “plumilla” de turno -y no de un geógrafo experimentado- porque la temperatura del mar no puede estar “muy caliente” sino “muy alta”; el agua del mar Mediterráneo sí puede estar “muy caliente”.

El redactor jugaba con las declaraciones de Jorge aunque, esta vez, de forma más acertada: “el mar ‘está muy caliente ya desde finales de julio’”. De hecho, frente a la costa de la provincia de Alicante, la temperatura alcanzaba entonces los 27 grados centígrados, mientras que el agua está a 26 grados en el sector marítimo entre Alicante, Valencia y las Islas Baleares. Bueno, pues eso era el 20 de agosto porque el agua del mar frente a Benidorm en los primeros días de septiembre, con datos del Ayuntamiento de Benidorm alcanzó los 29ºC, como publicó el Diario Información el viernes pasado, día 4: “Un mar para hacer sopa”.

Ahora queda esperar a que -seguía explicando Olcina en agosto- se den las circunstancias propicias, es decir, que se instale aire frío en las capas altas atmosféricas para se pueda desencadenar una buena situación de lluvias abundantes”. Y ese aire frío no se esperaba, me dijo el viernes pasado Jorge, hasta mediados del mes que viene: octubre. Y hoy no le he preguntado si los modelos han cambiado.

Por aquí cerca (de Benidorm) la última gota fría (DANA; llámeme DANA, por favor) de entidad fue la de 2007 (11 y 12 de Octubre) con más de 400 litros (en 12 horas; aunque las generalizadas oscilaron entre los 100 y los 300 mm, en 12 horas) en algunos puntos de La Marina Alta con lo que el puente de Beniarbéig, sobre el río Girona, sí se fue a fer la mà.

De momento, lo único con lo que contamos es que tenemos el caldo al fuego echando humo. Veremos cómo termina la cosa.

Ah, que se den las condiciones para desencadenar una gota fría/DANA no quiere decir que nos caiga “la mundial[1]. Cada año se producen como 8 o 10 episodios de este tipo y sólo en muy concretos casos se “abren los cielos[2].

Como siempre que abordo este tema, quiero recordar que “gota fría” es un término de infinita simpleza para dar a entender, desde los sucesos de 1982 (incluso antes), un episodio de lluvias torrenciales con graves destrozos. Se popularizó y la gente automáticamente asocia “gota fría” con “la de Dios[3]. Por sí mismo, el término “gota fría” no tiene base científica alguna.

Ahora bien, a determinados episodios modernamente les llamamos DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos) por aquí; que los anglosajones llaman cut-off low (Depresión Aislada; luego lo de NA -de niveles altos- sobra). Las DA/DANA son perturbaciones en altura que se pueden desplazar de arriba abajo y que son, en realidad  una perturbación ciclónica aislada que se refleja verticalmente en todos los niveles y lleva asociado un seno de aire frío preferentemente en capas medias y bajas. Ese seno de aire frío es purita inestabilidad.

Bueno, pues ya sabemos: estas perturbaciones ciclónicas se separan del chorro, se quedan aisladas por allí arriba y se cabrean que no veas y… pasa lo que pasa. Vamos, igualito que un inglés de vacaciones que se emborracha y lo dejan tirado los “amigos” de francachela: la lía parda con todo lo que pilla. Así se lo explicó Iribas a Mr. Egg, un alto funcionario del Foreing Office allá por 1988 cuando los desmanes de ingleses borrachos en Benidorm señalando la importancia de la manada hispana cuidando del borracho hispano frente al abandono de la manada inglesa sobre el individuo beodo.

En fin, fumando espero que se nos metan -30º (30ºC bajo cero) a unos 5.000 metros para liarla… porque el mar está hecho un caldo. Y, ¡Ojo!: que si no te gusta pueden darnos dos tazas.








[1] Me cuentan que se refiere a la IGM: todo un desastre
[2] En el momento en que Jesús fue bautizado se abrieron los cielos y… cuando cae agua., “se abren los cielos”
[3] La de Dios es Cristo; Concilio de Nicea, en el año 325. Terminó como el Rosario de la Aurora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario