11 sept. 2014

DE SOSTENELLA Y NO ENMENDALLA… CON LA CALÓ


Cuentan que se lee en “Las mocedades del Cid[1] Lo de “defendella y no enmendalla”, pero en el argot popular caló más lo de “sostenella y no enmendalla”.

Expuesto esto, digo que: Yo ya me he pronunciando en varios foros a favor de comenzar las clases, ya que hubo exámenes en Julio, el primer día hábil de septiembre. Hasta ahí todo bien.
Pero, ¡mira qué es mala suerte!, se nos puso por montera una “ponentá” de aúpa y hace más calor este principio de septiembre que en el infierno. Y con ello, me pregunto: ¿Qué nos va a caer en el Veranillo de San Miguel (29 septiembre)?; ¿Vamos a estar así hasta el Veranillo de San Martín (11 octubre)? Esto se avisa, oiga.

Sí, y con el personal educativo tradicionalmente rebotado -y más por este comienzo del curso- y con “la caló” siendo protagonista, ahora que todos se han tirado como locos al Real Decreto 486/1997, publicado en el BOE el 23 de abril de ese año, la Consellería insiste en “sostenella y no enmendalla”. Y no sé por qué.

El RD 486/1997 establece las disposiciones mínimas de seguridad y salud que deben cumplir los lugares de trabajo, y entre ellas cita las de temperatura. El RD señala que “la temperatura de los locales donde se realicen trabajos sedentarios propios de oficinas o similares estará comprendida entre los 17 y los 27ºC”. Como “trabajos sedentarios” se entienden “la práctica totalidad de las actividades que se realizan en un centro de Enseñanza”. Además, este RD afecta a las “aulas, pasillos, escaleras, servicios higiénicos, locales de descanso y de primeros auxilios, comedores o cualquier lugar en el que el personal deba permanecer o al que pueda acceder en razón de su trabajo”. Y afina más: “en invierno, la temperatura debería mantenerse entre 17 y 24ºC y en verano, al usarse ropa ligera, la temperatura debería estar comprendida entre 23 y 27ºC”.
Hasta ahí todo bien; tan bien -o tan mal- como que los centros no están preparados para altas temperaturas; aunque algunos gastan calefacción para caldear algo en inviernos.

Aquí habría que preguntar ¿quién -¡coño!- diseña los centros? Porque muchos parecen estar pensados con el tafanario del artista. Principalmente por cuestiones de orientación (sí, eso tan elemental de frío al Norte o septentrión, calor al Sur y que sol sale por el Este y se pone por el Oeste; la mejor disposición es levante-mediodía) disposición de las ventanas (a veces el sol impide ver la pizarra y molesta cantidad y el agua de lluvia se empeña en entrar) y elementos de las mismas (a veces, en las aulas, hay que crear una cierta oscuridad para proyectar). Hombre -cuanta más azúcar, más dulce- si hay calefacción con equipos de aire acondicionado, pues una elemental (y relativamente onerosa) bomba de calor, porque -ya sabemos y más en el ámbito académico- que el frío no existe; todo lo más es que se produce una ausencia de calor. No existe el frío igual que no existe la oscuridad, que es la ausencia de luz.

Pero no filosofemos con la Termodinámica, que estoy que muerdo. Es que me pasan una noticia emitida a mediodía por Antena 3 TV donde sale la consellera y dice que  “no senos ha declarado ninguna situación de pre-emergencia o de altas temperaturaspor la Consellería o por el organismo competente de Sanidad”.

MeteoAlarm, captura de pantalla
No, sé; a lo peor el 112 Emergencias no lo ha hecho (están liados con el incendio de Jávea), pero en MeteoAlarm (www.meteolarm.eu) bien claro que sale la provincia de Valencia en claro síntoma de alerta amarilla por altas temperaturas el jueves día 11.

Y que yo sepa, y no es por empreñar, MeteoAlarm es una web oficial de los servicios meteorológicosnacionales de Europa (EUMETNET, del que España es miembro y figura en el listado entre Eslovenia y Suecia). Vale que se orientó a las personas que viajan por Europa, pero -al menos- a ellos les dice cómo van a tener la cosa.

MeteoAlarm responde al Proyecto Conciencia Europea Multiservicio Meteorológica (EMMA-Project) lo gestiona el servicio meteorológico de Austria y el apoyo lo da el servicios meteorológico holandés. En 2008 recibió el premio de la Sociedad Meteorológica Europea y nada más abrir su web se lee: “METEOALARM nos proporciona la información más relevante para estar preparados ante una situación de tiempo extremo (excepcional) que se espere pueda ocurrir en cualquier lugar de Europa”. En fin, que alguien por Campanar mire la web de MeteoAlarm.

Yo sigo en Twitter a la Agencia Estatal de Metorología en lo que respecta a la Comunitat Valenciana y en AEMET-CV y acabo de recibir (19’17 h del 11.09.2014), confirmando a MeteoAlarm, que “En el Observatorio de Valencia hoy ha sido el día más cálido de septiembre desde el 16 de septiembre de 2005 (37’5ºC)”… y que “En el observatorio de Alicante -que no venía en la alerta del MeteoAlarm- hoy ha sido el día más cálido desde el 3 de septiembre de 1999 (38’2ºC)”. Pues bueno.

Vale que Sanidad no le haya dicho a la consellera que iba a hacer calor, pero algún asesor debe tener -de los de antes de la LOGSE- que le pueda señalar que, digo yo, aunque la idea de comenzar las clases en septiembre no puede estar del todo mal, este año hemos tenido la fatalidad de que ha hecho, está haciendo, mucho calor.

Y así, a lo peor, enseñando la bandera de la fatalidad va y escurre el bulto. Y a todo esto, ¿qué hago yo dando ideas?

En fin, que lo de sostenella y no enmendalla está de moda… desde los tiempos de El Cid.
Y eso que AEMET ha dejado dicho en una nota que “durante los diez primeros días del mes -y sin incluir el que nos tocó vivir ayer, el día 11- las temperaturas han sido en general en la Comunitat Valenciana 2’5 grados superiores a la media climática”.

Y leo en el cuerpo de la noticia que la Consellería de Educación ha señalado que “las clases sólo se pueden suspender por parte de una administración educativa y se tienen que dar unas situaciones concretas”… aunque, que yo sepa de todo lo que me tuve que empollar en cursillos raros (para puntos) preparando mis oposiciones (que en su día aprobé), los únicos que por causas mayores (riesgos medioambientales y catástrofes) suspender las clases son el alcalde del municipio (¡Jo, cuando se enteren los alcaldes que son casi Dios en esto de las clases!) y los delegados y subdelegados del Gobierno. La orden puede que venga de la Consellería, pero el poder lo tienen ellos.

En fin, que la fatalidad del calor ha movido ficha, pero el resto son ganas de sostenella y no enmendalla… y aquí entra el chistecillo de “¿Do vais con tan fermosa doncella?; ¡a Godella! Ah, a Godella de los Infantes, fermoso pueblo, ¡Vive Dios! No, a godella, a ultrajalla, a fornicalla, que no te enteras”.

Pues eso.

Y una buena noticia: dice AEMET-CV que mañana se corta el Poniente y descienden las temperaturas, aunque van a seguir altas para las fechas en que estamos.








[1] Guillem de Castro, a principios del XVII; conocida internacionalmente gracias a Pierre Corneille que publicó en 1635 “Le Cid”

No hay comentarios:

Publicar un comentario