20 sept. 2010

El "lad's trip", los muertos y el agua de borrajas

El lad’s trip es un “viaje de chicos”: mayancones británicos desparramados por Benidorm-La-Nuit listos para el desmadre. Entre esos lad’s trip y las despedidas de la soltería de tayuditas súbditas de SM resulta que Guirilandia está a rebosar.

No sé, pero en cuanto algo funciona… verás como viene alguien y lo jode, que siempre se ha dicho. En Benidorm, con el amarillismo inglés, estamos más que acostumbrados.

Recuerdo una portada de esas que hacen historia con un rotundo titular: “¿Pondría su vida en manos de este hombre?”… y la foto de un honrado y trabajador director de hotel de Benidorm que más se parecía al taimado visir Iznogud, del califa Harúm el Pussab, -del genial Goscinny (Asterix. Lucky Luke, el pequeño Nicolás…)-, dibujada esta vez por Jean Tabary. Era feo el jodío… visir. El problema había sido de un inglés tripero y una ensaladilla, pero…

La semana pasada el absolutamente ordinario, nada profesional y obsesivamente sensacionalista tabloide británico The Sun (3’2 millones de ejemplares y 8’5 millones de lectores: ¡quien los pillara!), que dirige por primera vez, desde 2003, una mujer, Rebekah Wade, se descolgó con que "había muerto un británico que se había venido a Benidorm, con 5 más, y que tras su lad’s trip en Benidorm, a su regreso de Benidorm, la iban palmando de uno en uno… y ya iban seis". Al día siguiente, The Yorkshire Post -que dobla en tamaño a The Sun aunque queda a años luz de tirada y lectores del amarillo rotativo de Murdoch, aunque pasa por ser uno de los más serios y antiguos (1754) amén de apoyar a los conservadores- se había eco de lo mismo.

El 16 ya se decía que "el forense atribuía la única muerte constatada a causas naturales", a pesar de los 44 años del interfecto, pero "se pedía a la gente que colaborara porque había que localizar a los otros". Cielos, "los otros"; ¡qué miedo! “La maldición Bernidorm”, como la de Tutankamon sobre Howard Carter y algún otro más del equipo, flotaba en el aire. La prensa española, siempre atenta a estas cuestiones y al nombre Benidorm, lo sacaba y el Ayuntamiento, ahí estaba, entraba en liza dando pésames, a troche y moche, y poniéndose a disposición de las familias y tapatín y tapatán.

Y el caso es que hoy han vuelto los munícipes benidormíes al estrado para decir que han recibido un comunicado de la policía británica que dice que “según la investigación de la policía de South Yorkshire, no eran seis sino cuatro las personas que habían visitado la ciudad y que “después de su vuelta al Reino Unido uno de ellos falleció por causas naturales y los otros tres se encuentran bien”.

¿Y ahora qué?

Pues como se encuentran bien, sáquenles los higadillos al bilirrubínico The Sun y pídanle explicaciones al The Yorkshire Post. Alguien habrá dejado de frotarse las manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario