15 sept. 2010

A esta TDT le quedan 3 años.

Estoy de la TDT hasta las narices. Lo advertí hasta aburrir; nadie me hizo caso. El “antenista” en el que ha confiado el administrador de la Comunidad de Propietarios de mi urbanización benidormera es un “experto”, antes tapicero, que desconoce absolutamente todo el proceso; él tira cable y suma amplificadores, eliminando las parabólicas y las referencias satelitarias… porque no sabe dónde conectarlas.

“Mi” antenista ex tapicero no distingue nada del sistema “en cascada” que ha creado, nos infla a chismes buscando aumentad la intensidad del fenómeno físico de la transmisión de señal, olvida transmoduladores eficaces, cobra lo que instala como si de onzas de oro se tratara, y no entiende que a la intensidad debe unir la calidad de la señal. Yo, que reconozco el derecho de todo el mundo a ganarse la vida, protesto, me miran como un bicho verde, y van y consultan con el colectivo de antenistas, que se respaldan entre ellos -la inoperancia al poder-, con lo que no consigo nada. Llamo a los técnicos de la empresa donde trabajo, emiten informe y apuntan soluciones; incluso apoyo técnico… y se enfadan porque dudo de la “capacidad” del interfecto. Pa’joderse.

Sigo sin ver los nuevos canales y no me permiten instalarme el equipo receptor preciso: ha de ser el comunitario… que boicotea la falta de conocimientos del “técnico”.

A día de hoy todo españolito, incluso yo, debería poder ver en buenas condiciones 31 canales “nacionales”, más los preceptivos “autonómicos”. Yo recibo -mal, muy mal- nada más y nada menos que 38 canales… y ninguno de ellos es de los nuevos (Boing, Nitro o Marca TV). La tele local me llega con el 98% de intensidad y calidad, pero los demás no pasan del 38% y el "sin señal" lo veo más que el programa de turno. Y no para aquí la cosa, porque aún quedan por poner en marcha, en otoño, nuevos canales y, además, están pendientes los HD (mucha más calidad) en los que sólo TVE exhibe su poderío. El “antenista” dice que a él nadie le dijo que se podrían poner más canales. Pa’joderse, de nuevo.

Pero el colmo es que en menos de mil días la cosa volverá a cambiar en cuanto a frecuencias y disposición de las mismas, con lo que nuevamente los “antenistas” -4 buenos y 400.000 tapiceros- deberán volver a las azoteas, las facturas seguirán por las nubes, los conocimientos técnicos de la mayoría del colectivo seguirán en el subsuelo y Ud. deberá adquirir los nuevos televisores HD.

Yo no aguanto 3 años así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario