22 oct. 2010

La célebre maleta ministerial

De la Vega ha aludido a la maleta en el piscolabis de la despedida (“siempre se tiene que estar con la maleta hecha”) y en seguida ha salido alguien con que “eso sólo ocurre en las democracias”.

¡Cielos, otro pavo que no estuvo en clase aquél día!

Me acuerdo yo, cosas de hacerse mayor, de un tal Cruz Martínez Esteruelas, ministro de Educación en 1974. En su haber tiene lo de haber impulsado la Ley de Selectividad (para la Universidad) y haber pronunciado en su toma de posesión la frase de la maleta: “Tenemos que trabajar sentados sobre la maleta”. Daba a entender lo efímero del cargo, y del momento, pues venía de ser ministro de Planificación y Desarrollo por tan sólo siete meses y, además, el Régimen estaba en horas bajas. Aquél ministro trabajó bien, pero la muerte de Franco zanjó sus propuestas mediatizadas por el momento. El otro ministerio por el que pasó era un buen invento; había nacido en 1964, al compás del 1er Plan de Desarrollo y al amparo, como casi todo en aquellos días, del Plan de Estabilización de 1959. Se hicieron buenas cosas… pero Martínez Esteruelas pasa por ser el de la maleta.

Así pues, María Teresa, nada nuevo con lo de la maleta.

¿Paralelismos posteriores? Hombre… Hay vida después de la púrpura ministerial.

Aunque, la verdad sea dicha, al señor Martínez Esteruelas no le fue nada bien, oiga. Fundó en 1976 algo así como la Unión del Pueblo Español (UDPE) con un tal Adolfo Suárez y en cuanto pudo transformar aquella entelequia en partido político terminó por federarse con la propuesta de Fraga (AP), momento en que Suárez se llevó la estructura de UDPE para ser la base, eficaz base, de su UCD. A don Cruz, qué cruz, le siguieron más bien pocos; miren los primeros resultados electorales de AP. Terminó estrellándose al presentarse por Teruel (¿existe?) y, tras ello, dedicándose a escribir no pocos buenos libros de análisis de aquella España. José Díaz Nieva y José Luis Orella tienen por ahí un soberbio análisis de aquellos días (“La derecha franquista en la transición”) y don Cruz, ya sin maleta, tiene su protagonismo… hasta aparece el famoso maletín socialista del caso Flick… pero eso ya fue otra historia.

María Teresa ya tendrá en noviembre despacho: Sección 7ª del Consejo de Estado: Educación, Cultura, Sanidad y Política Social. Hay vida después de la política.

El Consejo de Estado (1526), como tal, va para cinco siglos; es el heredero de los Consejos de Aragón (1494) y de Castilla (1385). Cuando las Cortes de Cádiz era el órgano de control sobre el poder del monarca y desde 1904 es un mero órgano consultivo con funciones y estructuras reguladas en 1980 y 2004.

No hay comentarios:

Publicar un comentario