11 ago. 2010

Armas geofísicas: Uff con la Geografía

Gakona es un lugaret de Alaska que de vez en cuando me lo sitúan en los mapas determinados colectivos cada vez que hay un problema en el mundo. Los terremotos de Chile y Haití habían sido las últimas citas, hasta que Georgui Vasíliev (U. Estatal Mijail Lemonósov, Moscú, dicen los teletipos) lo ha vuelto a poner de actualidad.

La aldea, Gakona, tiene algo más de 200 habitantes y es el núcleo "urbano" más inmediato a la Estación del Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia, HAARP en inglés, que mantienen la Fuerza Aérea y la Marina de los Estados Unidos en ese remoto lugar, que a golpe de visualizadores de mapas en la red lo ve hasta el Tato, donde trabaja -en no se sabe a ciencia cierta bien qué- la DARPA (Agencia de Proyectos Avanzados de Defensa) que es la que inventó la “Arpanet” que dio lugar a la interné nuestra de cada día.

Bueno, pues el célebre el físico Vasílev (como un García patrio) acusa a los chicos del HAARP de provocar la ola de calor caluroso que sofoca Rusia (y, en consecuencia, favorece sus incendios) con esa manía que tienen los yankees de alterar el clima ruso y mundial, convirtiendo el HAARP en una arma geofísica: un potente calentador ionosférico que modifica la electricidad que flota sobre la atmósfera y provoca lo que provoca: caos, muerte y destrucción.

El HAARP este tiene como objetivo (dice su web) “estudiar las propiedades de la ionosfera y potenciar los avances tecnológicos que permitan mejorar su capacidad para favorecer las radiocomunicaciones y los sistemas de vigilancia para la detección de misiles”. La página del HAARP tiene misión educativa y todo (haarp.alaska.edu); ¡cómo son estos americanos!

Pero es que los rusos tienen su propio HAARP, bajo el nombre de SURA, y algún “científico” USA ya lo puso en el ojo del huracán al decir que era el responsable de la furia del huracán Katrina.

El SURA ruso está cerca del poblet de Vasilsursk, a un palmo de Nizhny Novgorov, la ciudad que entre 1932 y 1990 se llamó Gorky, en honor a Máximo Gorki. La Instalación de Calentamiento Ionosférico ruso está operada por el Instituto de Investigación de Radio que si no depende directamente del Ministerio ruso de Defensa está a un tris de hacerlo (sura.nirfi.sci-nnov.ru/indexe.html).

Y para los amantes de la conspiranoia climática mundial les apunto que en Europa tenemos el EISCAT, para casi-casi lo mismo, con instalaciones repartidas por toda Escandinavia (islas Svalbard, Tromso, Sondakyla y Kiruna) con la participación de Noruega, Suecia, Finlandia, Alemania, Inglaterra, Japón y China. El EISCAT es otro calentador ionosférico (e7.eiscat.se) que se decica a "eso" y... por "eso", ¿qué pinta el peligro amarillo en esta conjura climática?

No hay comentarios:

Publicar un comentario