31 ago. 2010

Marruecos... el Gobierno del Reino de España contraataca desde Alicante

Nada más recibir la jugosa nota explicativa que cuenta poco menos que los canarios asaltaron el bastión magrebí, provocando y encolerizando al pueblo, la sana gente del lugar les atacaba -cólera legítima, se le llama- y fueron salvados por la abnegada policía marroquí. Vamos, mejor la viñeta de Guillermo en EL MUNDO: el sultancito dice “La policía marroquí no volverá a golpear a ciudadanos españoles. Con las nuevas comisarías conjuntas, los españoles en Marruecos podrán solicitar ser golpeados por su propia policía”.

Hasta ahora la palabra “cólera”, nunca legítima, aludía a una terrible diarrea, que nos llegó a Europa sobre el siglo IX y que hasta el XIX, el corberenc Juame Ferran -en Alzira, 1855- no probó con éxito la primera vacuna del mundo mundial contra la vacilona bacteria, casi un milenio dando por saco. Hoy es una de las enfermedades de declaración obligatoria por la OMS, y una de las tres de vigilancia permanente del Reglamento Sanitario Internacional y de la Red Mundial de Alerta, por lo que conviene señalarlo: hay “cólera” en Marruecos… Y a ver si dejamos de hacerles el caldo gordo por muy vecinos que somos.

La “neutralidad” que se asegura que mantenemos sobre el Sahara no implica que no veamos lo del ojo de la activista… y como Manuel Domínguez, “Desperdicios”, en la Plaza de Toros del Puerto de Santamaría -un par de años después de la vacuna del cólera-, lo llevaba en la mano. Si es que empeñarse en darse de golpes contra un fornido defensor del orden público marroquí trae esos moratones. Huy, perdón, golpearse reiteradamente contra un lógicamente encolerizado populacho ocupante marroquí.

El colmo es la entrevista de EL PAÍS al ministro de Comunicación Khaled Naciri: “España debe hallar el modo de que se respete a Marruecos”. Luego la referencia a hipotética una ONG marroquí (pero, ¿pueden existir?) y el País Vasco sólo demuestra el sectarismo del personaje. “Yo no puedo reprimir a marroquíes que expresan sus sentimientos”, se permite decir. Claro que no; usted no es policía. ¿O sí lo es? Y como colofón, el personaje califica al sultancito de “estratega”. De grano en el orto a estratega; eso sí es un carretón.

La reacción del Gobierno del Reino de España no se ha hecho esperar. Mañana día 1 empiezan, organizadas por la Casa del Mediterráneo -cuyo objetivo primitivo era la sostenibilidad y eso que llaman “cambio climático” y ahora hemos cambiado por diálogo con el Islam-, las ¡¡¡”Noches de Ramadán”. Hasta el 10 de septiembre, en Alicante, Benidorm y Xàbia, se darán a conocer los aspectos lúdicos, culturales y sociales de la festividad musulmana “para familiarizar a la ciudadanía con algunos aspectos menos conocidos de la festividad y de los países árabes y musulmanes”. Kamel el Harrachi ofrecerá, con tal acontecimiento planetario, un concierto en el Parque de l’Aiguera de Benidorm.

Menos mal que a Benidorm le ha tocado el de la mandolina y no ayunar hasta la noche. En fin, que no comprendo nada. No queríamos caldo marroquí; pues dos pozales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario