21 ago. 2010

¡Coño!, cuanto tonto hay en mi pueblo

Entre lo de Benidorm Bastards, que ya comentaré, y la mierda de report de Lidia Lozano para <Sálvame> (T5), estoy que trino. ¿No hay nadie en las Casas Consistoriales que vele por el buen nombre y la imagen de mi Benidorm?

Y luego está la guinda del “coño”. Hasta en facebook ya hay un sitio…

Llamar al Paseo de la Carreteracalle del coño” no pasa de ser parte de un chascarrillo. El problema es que la mitad no fueron a clase el día que los explicaban.

Un buen día tuve que hacer un Catálogo de Tipologías Urbanas de Benidorm, y lo investigué. Cedí una copia del trabajo al Ayuntamiento; me atreví a proponer soluciones para mantener la identidad del Casco Tradicional. Me imagino que dormitará el sueño de los justos.

Por ello, les cuento: desde el Registro Fiscal de Fincas Urbanas (1893) a hoy, consultando al documentadísimo Pasqual Almiñana y al erudito local Pepe Bayona, y pateada la ciudad de arriba abajo, incluso leído a Antonio Yáñez (que no se diga que no lo consulto todo), no hay ninguna referencia fehaciente con tal nombre hacia el hoy Paseo de la Carretera.

Sólo algún chascarrillo, en el día a día popular, del siglo pasado.

Haciendo un poquito de historia, al comenzar el siglo XIX se cita documentalmente la calle como calle del Mar, porque comunicaba Levante con Poniente. Pero hay referencias de que antes se llamó carrer del Camí Real, carrer del Camí d’Altea, calle de San Pedro-carrer Sant Pere, carrer dels Magatzems, calle del Revirado-carrer del Revirat, calle de Salamanca (en 1858; en honor al banquero José de Salamanca y Mallol, con cuyo concurso se acababan de terminar las obras del ferrocarril Alicante-Almansa, de la línea MZA Madrid-Zaragoza-Alicante), calle de Barzallana (1867; en honor a Manuel García Barzallana que había hecho posible la unión por carretera con Alicante), y calle del Marqués de Comillas (en 1933; por la vinculación de los benidormenses con la Marina civil y con la Compañía Trasatlántica en particular).

En los años treinta, popularmente y documentado, cuando llegó a Benidorm la "carretera nacional" se le llamó “carretera circuito nacional”, pero durante la Guerra Civil pasó a llamarse calle de Buenaventura Durruti para, desde 1939, terminar como calle de José Antonio Primo de Rivera.

Desde 1979 ostenta el rótulo "carrer del Passeig de la Carretera".

Esta calle bordeaba la “muralla” con que se dotó la ciudad en su día y los franceses, cuando la Guerra de la Independencia -incluso llamaron a Benidorm “Ciudad del Empereador”-, tuvieron la idea de abrir aquí una zanja y un canal que comunicara Levante con Poniente y convertir en una “isla” la ciudad. El bombardeo de la escuadra inglesa del Castillo les hizo desistir... y marcharse.

Tras la Guerra contra el gabacho, la ciudad saltó el muro y se fue configurando el dominio de la planta y conformándose la calle que hasta 1867 no adoptará su configuración actual al derribarse unas construcciones que cerraban el paso hacia Poniente, con motivo de la llegada del trazado de la carretera nacional que debía atravesar la villa. Por entonces se llamaba calle del Revirado, en alusión a su trazado no rectilíneo y torcido en un extremo. Debió de albergar algún tipo de construcción para guardar mercancías porque, antes, en 1846 se le alude como carrer dels Magatzems (de los almacenes) que parece ser que obligaban a ese revirado.

Aquí se localizaba el primitivo Hostal La Mayora, primer establecimiento turístico de Benidorm con actividad reconocida desde 1865. Y aquí, en esta calle, también estaba la Farmacia de Vives en cuya rebotica tienen lugar algunas de las vivencias que cuenta Gabriel Miró en sus obras.

El Paseo de la Carretera pasa por ser uno de los viales más transitados de España. El equipo de Mario Gaviria (Benidorm, ciudad Nueva; 1977) llega incluso a señalar las intensidades horarias: “…como cifra expresiva en este sentido hemos estimado, por integración de la curva representativa de los recuentos sucesivos efectuados en la calle José Antonio (hoy Passeig de la Carretera) desde las 9 horas hasta las 24 horas del día 25 de agosto, que pasan por dicha calle en el periodo de tiempo considerado aproximadamente 76.000 personas..”. Esta cifra se corresponde con el año de estudio que fue 1976, pues el trabajo se publicó en 1977. En la actualidad, no nos cabe la menor duda, este tráfico está superado, con respecto al dato aportado en el libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario