31 ene. 2011

Iluminados: del "besahuevos" de Zaragoza al polvorín MENA

Rumiaba yo el titular de estas líneas cuando a eso de las 6’35 AM Carlos Herrera me lo ponía claro: lo de Zaragoza fue un “besahuevos” a ZP. La definición perfecta: fue un “besahuevos”.

Me río yo del pepero Congreso de Valencia a la vista de la sociata Convención Autonómica maña. Buenos son los dos a la hora de darle culto al líder; me dejan la 20ª Convención del PCUS (1956), donde se “inventó” la fórmula  del culto al líder -entiéndase “besahuevos”- que se retrotrae hasta Julio César (46 aC) -conocido como la “Reina de Bitinia” y “el amante de toda mujer casada y la mujer de todo hombre”-, en mantillas; poco más que un cumpleaños de los que se celebran en McDonalds. Y disculpen que mezcle churras con merinas, pero es que uno no es de piedra y hay cuestiones que...

Con la que está cayendo en el país, y fuera de él, y en Zaragoza se deshacen en loas al líder, sin ser Pyongyang la ciudad y Kim Jong-il él. Es más, parecía un Domingo de Ramos cuando suena el “Gloria laus”… salvando las distancias.

Los periódicos, las radios, las teles y algunos digitales ya han contado lo de los “5 millones de deses-parados ven autocoronarse a ZP en Zaragoza”… y hasta que ZP llamó la atención a sus aduladores, porque había tanto almíbar y tanta miel que… ya saben lo de las cien mil moscas. También en los confidenciales se podía leer que FG, y Rubalcaba, veían como ayer ZP se desmarcaba de dimitir y dejar franco el paso. Vamos, como dicen otros, que de Zaragoza lo han sacado como a El Cid, sobre un “Babieca” cualquiera, pero hecho mojama.

¿Y por qué lo mantienen cual momia de Lenin? Pues… leyendo a Fernando Jáuregui resulta que sólo faltan 7 días para conocer el desenlace: los que faltan para que Angela Merkel venga, bendiga lo hecho y se vaya, y para que se firme en Moncloa, con alarde videográfico, el “nuevo” Pacto Social. Con los “deberes hechos”, ZP anunciará su futuro… y a otra cosa. Total, son sólo 7 días y el deterioro se aguanta: hoy ha dicho ZP que “lo mejor que ha hecho” en sus años de mandato ha sido “la ley del matrimonio homosexual”, y lo peor, “no poder dar respuesta a los parados”. Iluminado nº 1.

Y así las cosas, aunque parezca que nosotros tenemos el tema encauzado, no ocurre lo mismo en el Gol Sur de este estadio donde el lebensraum es global.

Una tarde septiembre de 1998, en el 1 de Kensington Road (Londres SW7 2AR) oí por primera vez hablar de la Región MENA. Se asombraron los compañeros de que teniéndolos enfrente nunca hubiera yo oído hablar de los MENA y del “cuidado” que había que tener con ellos porque crecían con desmesura, se complicaban sus libertades y el integrismo podía hacer presencia. No se conocían aún los datos de la primera década del XXI y ya se expresaba así, en la Royal Geographical Society, el profesor del Imperial Collage, John Beddington, hoy principal asesor científico del Gobierno británico. Fue un placer poder escucharlo en tan sagrado lugar para un geógrafo. (Bueno, la conferencia te la daban escrita y con un buen diccionario… ya no hay problema; además, el pdf era muy bueno y lo suficientemente explicativo).

Y es que a la mitad de los MENA los tenemos “enfrente”.

Los MENA son los países de Oriente Medio (Midlands East) y el Norte de África (Nort Africa) que han crecido mucho en las últimas décadas pero con un anacronismo: el desempleo y, en concreto, las cuestiones sociales no han sido revisadas desde el siglo VIII. El grado de vulnerabilidad social es alarmante: entre el 10 y el 45% de la población, según países, vive con menos de 2 dólares al día… y los precios suben y suben… y tienen recortadísimos sus derechos sociales… y son dictaduras-barrera que se están desmoronando.

En la Región MENA emerge el grupo de Estados Árabes del Golfo (GCC) que no puntúan para este breve análisis ya que sus reservas financieras les sacan aún de la crisis. Los que no son del exclusivo club del Golfo Pérsico -vamos, los países africanos ribereños del Mediterráneo- están seriamente afectados por la crisis y son los que viven el episodio de revueltas sociales que se iniciaron en Túnez y han llegado a Egipto amenazando con ampliarse más. Y Marruecos ya ha negado la mayor, con lo que… hasta han llamado a consultas al embajador de España porque algún informativo de TVE dijo que había movimientos de tropas marroquíes por el oprimido Sahara. Si cuando el río suena…

En fin, los MENA son países con gobiernos-barrera contra el integrismo islámico que es el único bien organizado. Túnez, que camina -dicen- hacia la democracia plena, ha permitido ya la entrada en el país del líder islámico Rachid Gannuchi, de An Nahda, que llevaba dos décadas exiliado en Londres. Es cuestión de días, aunque lo primero que ha dicho su portavoz es que “por ahora no tiene previsto postularse a presidente”. En seis meses, seis, lo sabremos. En Egipto, aún en líos, los únicos organizados son los Hermanos Musulmanes que rechazan, de pronto, la occidentalización del país.

El tal el-Baradei, un careto triste y pesimista que se nos hizo popular cuando dirigía la Agencia Internacional de Energía Atómica -en la que ha trabajado entre 1984 y 2009-, fue el que contó en la ONU lo del desmantelamiento de las instalaciones iraquíes, al tiempo que denunciaba (2003) a Bush por insistir en Azores en que Iraq tenía armas de destrucción masiva. El Nobel de la Paz de 2005 se lo dieron conjuntamente con la AIEA. Cuando terminó su mandato en la Agencia se montó la Asociación Nacional para el Cambio (febrero 2010) con la intención de plantear una alternativa de poder en Egipto a Mubarak y su gente. En medio de las revueltas, cuando salió de Viena para El Cairo -el 27 de enero-, dijo aquello de “puedo dirigir la transición”. Otro iluminado.

Y lo más que ha dicho el “amado líder” patrio sobre el lío MENA es que pide “una transición pacífica”. Al otro “amado líder”, surgido de Congreso de Valencia, de magnánima ausencia de empatía, aún no le oído nada decente al respecto. Y están ahí abajo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario