6 ene. 2011

Regalito de Reyes: a comprar agua desalada

Mi regalo de Reyes me lo ha traído este año FJ Benito desde las páginas del Diario Información: “El Gobierno recorta un 40% el trasvase del Tajo para uso urbano y lo sustituye por agua desalada”. El recorte es una nueva injusticia, una afrenta más que se marca el Ejecutivo este (ejecutivo, de ejecutar) dispuesto a asfixiar sobremanera a la provincia de Alicante. Y, además es de una irresponsabilidad supina.

Con  esta medida, promovida por el Ministerio de Medio Ambiente & otros medios, la Mancomunidad del Taibilla (y yo bebo de ahí), amparándose en la ley, debe comprar, por contrato y sólo hasta el próximo mes de junio (y le quedarán otros seis meses a este 2011), 29 Hm3 de agua apta procedente de desaladoras a precio de agua desalada que es, cuanto menos, tres veces más cara que el agua del trasvase que nos llega del complejo Entrepañas-Buendía y que en este año 2011 está muy, pero que muy, por encima del caudal embalsado que anula el principio de la construcción del canal Tajo-Segura (240 Hm3): están ahora las reservas superando los 1.100 Hm3. En enero de 2010 estaban en los 446 Hm3  (casi al doble del mínimo que impide los trasvases) y no se obligó a esta injusta medida. Sólo puede entenderse como una nueva vuelta de tuerca a la paciencia alicantina; como una nueva evidencia de cómo trata la administración socialista a la provincia de Alicante.

Vale que todo esto surge de una decisión ministerial, arbitraria e injustificable, y de la existencia de un contrato que obliga, para que las desaladoras sean viables, a comprar agua desalada haya o no haya reservas en los embalses. Pero es que la decisión sólo vale para el Tajo-Segura y las provincias de Alicante y Murcia; en Cataluña se ha parado, cuenta FJ Benito en Información, el proceso de desalación de la planta de Barcelona (Prat de Llobregat, julio 2009) habida cuenta de que las cuencas de los ríos Ter y Llobregat están pletóricas de recursos. ¿Cómo se explica esto?

Cabrea de forma iracunda que la Comisión de Explotación del Tajo-Segura autorizara en su última reunión trasvasar hasta junio un total de 43 Hm3 para abastecimiento, cuando le corresponden por ley 72 Hm3. Esos 43 los pagamos a 0’20 €/m3 y los de desalación, hasta donde yo me recuerdo se venden a 0’60 €/m3 aunque vienen a costar del orden de 0’72-0’80 €/m3, que aún no hemos aplicado procesos de recuperación energética y la electricidad viene subiendo.

El Taibilla viene cobrando a los Ayuntamiento el agua (agua, transporte e impulsiones) a 0’58 €/m3, que ya es cobrar, y como este año tiene congeladas las tarifas, al año que viene nos dará un disgustazo que no se medirá en tazas de café, como le gusta tarifar a este Gobierno, sino en pozales de café. La cosa de mantener ese precio el Taibilla es para capitalizarse para hacer frente a sobrecostes de agua desalada en momentos de crisis. Si comenzamos a descapitalizar cuando hay reservas, ¿qué pasará en tiempos de crisis?: ¿en qué piensa este gobierno de mentecatos?


La Ley 21/1971, de 19 de junio, por la que se regula el aprovechamiento conjunto de los ríos Tajo-Segura permitió inicialmente el trasvase de 600 Hm3/año (400 para regadíos, 110 para abastecimiento urbano y 90 para cubrir las posibles pérdidas en el transporte y distribución). La Ley dejaba abierta la posibilidad  de ampliar el trasvase en otros 400 Hm3 en una segunda fase en caso de que se demostrase la  existencia de más excedentes en la cuenca cedente. Sin embargo, con el  tiempo la cifra de 1000 Hm3 se asume como imposible de conseguir dadas las disponibilidades reales de la cuenca del Tajo. Así pues, sólo los 600 iniciales. Pero es que, al final, el Tajo-Segura sirve lo mismo para un roto que para un descosido y todos van chupando de él. Así, aún cuando en 1980 se aprueba la Ley 52/1980 que establece el cálculo de las tarifas, su liquidación y destino, se asignan  volúmenes trasvasados entre abastecimientos y riegos, se dictan las normas técnicas de explotación y se crea la Comisión de Explotación del ATS, se deja la puerta abierta a sanguijuelas:


  • En 1985 se aprueba el RD 2530/1985 de 27 de diciembre sobre Régimen de explotación y distribución  de funciones en la gestión técnica y económica del Acueducto Tajo-Segura (ATS). 
  • En 1987 se aprueba la Ley 13/1987, de 17 de julio, sobre derivación de volúmenes de agua a través del acueducto Tajo-Segura, con carácter experimental, al Parque Nacional de las Tablas de Daimiel.
  • En 1990, se aprueba el RD-Ley 6/1990, de 28 de diciembre por el que se establece el régimen de derivación de aguas con destino al Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. Este RD-L se prorroga en el RD-L 5/1993.
  • En 1995 se aprueba el RD-Ley 8/1995, de 4 de agosto, por el que se adoptan medidas urgentes de mejora del aprovechamiento del trasvase Tajo-Segura. Aumenta el volumen trasvasable en 50 Hm3/año con destino a abastecimientos en la cuenca del Guadiana y a la mejor hídrica del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel.
  • En 1995 el Gobierno aprueba la reducción temporal del caudal del río Tajo a su paso por Aranjuez, establecido en la Ley 52/1980, de 6 a 3 m3/segundo para atender las necesidades del Segura.
  • En 1998 se aprueba por RD 1664/1998 de 24 de julio, el Plan Hidrológico de la cuenca del Tajo que fija definitivamente en 650  Hm3/año el volumen de agua trasvasable por el ATS.
  • En 2001, se aprueba la Ley 10/2001, de 5 de julio, del Plan Hidrológico Nacional que fija en 240 Hm3 el volumen mínimo de reserva de agua embalsada en Entrepeñas-Buendía por debajo del cual no es posible trasvasar y que proyecta la realización del acueducto a la llanura manchega e importantes obras de regulación y conexión en el postrasvase.
Y ahora son los contratos draculianos vigentes, la derogación del PHN y la propia filosofía del Programa AGUA y sus desaladoras los que mandan. En el texto de derogación de la obra en el PHN se fijó que la dotación de agua desde Entrepeñas-Buendía al Tajo-Segura se iría sustituyendo a medida que aumentara la disponibilidad de agua desalada. El agua desalada es, cada día, más cara porque en su producción entra en liza el consumo energético. En nada pondrán en funcionamiento la desaladora de Torrevieja y, contra viento y marea, habrá que comprarle sus 40 Hm3/año que, por cojones, nos venderán.

Y para más INRI resulta que la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) anunciaba ayer que las lluvias del último año y la buena gestión de los caudales ha provocado que los embalses de la cuenca almacenen un total de 1.738 Hm3; vamos que los tenemos al 52% de su capacidad. Un porcentaje que en mi comarca -la Marina Baixa (14 Hm3)- mejoran la media de los últimos 20 años y garantizan suministro hídrico para todos los usos durante, al menso, todo el año 2011. En enero de 2010 el agua embalsada alcanzaba los 1.115 Hm3, por lo que actualmente los pantanos cuentan con 622,9 Hm3 más que hace doce meses. Y… nos subirán la factura del agua; al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario