28 ene. 2011

Para "jubilata"... la cosa está muy malita

Me he buscado en las tablas publicadas y resulta que tengo que currar hasta noviembre de 2023 para lo de la pensión completa (suena como a hotel eso de “pensión completa”). Bueno, tengo que ojear antes mi vida laboral pero tirando un alfarraso veo que me suman 15 meses y me quedaré con 66’25 años y… ¡joder!, peor que si fuera italiano, austriaco, francés, británico, griego, portugués, belga, holandés, luxemburgués  irlandés; a la par que suecos y daneses, y mínimamente mejor que si fuera alemán o finlandés. Ahora bien, una pensión finesa o teutona es, en España, un pasaporte a Shangai-La… y para la mía entrarán en cómputo los últimos 25 años, con lo que tendrán  que tener en cuenta mis sueldos desde 1998… ¡qué lío!... pero un 20% menos… cuando menos.

Es que resulta que no vale aplicar la fórmula BC x 180 / 210 = BR, donde BC es la Base de Cotización y BR la Base Reguladora que indicará el porcentaje sobre el sueldo a cobrar al final, porque además entran a computar, y no sé por qué parte de la ecuación, los llamados “factores de sostenibilidad”. Suecia y Alemania los dejan bien claritos en su fórmula de cálculo (fórmula de indexación, que llaman): computan también parámetros como la esperanza de vida, la natalidad, la incidencia de las migraciones y el estado de las cuentas públicas. Con ello se sabe por donde meten la tijera los gobiernos, pero por la vieja piel de toro eso se deja al libre albedrío del calculador. El tener bien claros estos parámetros para el cómputo final de la pensión hace que las mismas puedan subir cuando vayan bien las cosas; aunque pueden bajar cuando vayan mal. Pero se sabe. Portugal, que sigue este proceso de transparencia se ha encontrado con una bajada del 3%... pero lo iban viendo venir. Con la fórmula de indexación no hace falta de recurrir al trámite parlamentario: cuando lo ves venir, pones tú mismo las barbas en remojo… o te las cardas y perfumas.

En fin, que uno vive con más gente y en una sociedad… y resulta que esta reforma va a resentir la economía de nuestra provincia; de los que están/estamos y por los que vienen y debían venir (turistas). A la crisis se une la escasez de oportunidades laborales a pesar de que siempre se nos ha vendido lo del dinamismo de la provincia y la  diversificación de campos de acción. Recordemos que el Observatorio Ocupacional del INEM en su apreciación de movilidad geográfica y en noviembre último nos colocaba, junto a la provincia de Cádiz, liderando la marcha de trabajadores en busca de empleo: el segundo peor saldo migratorio laboral de toda España. Cádiz nos gana. Todos nuestros sectores (agricultura, industria, construcción y servicios) registraban casi a final de año saldos negativos: cerca de 50.000 alicantinos consiguieron un contrato fuera de la provincia y 32.000 ciudadanos de otras provincias encontraron empleo en la provincia de Alicante.

Además, para complicarnos el panorama, Alicante abría el año con 284.244 pensionistas y una pensión media de 698’46 €, que es un 4’88 % menor que la de la Comunitat Valenciana y un 14’24% menos que la media nacional… por culpa de nuestra irregular economía. Las viudas de la provincia (75.341 pensiones) cobran menos de 600 €, un 7’20% menos que la media nacional. La EPA dice que en Alicante tenemos 227.900 parados (5.800 menos que en el 2009) pero la cifra de desempleados es de 204.000 de los que 128.786 cobran algún tipo de prestación y nos deja a 76.000 “a la luna de Valencia”.

Para España, según la EPA de hoy, el paro subió en 370.100 personas en 2010, lo que ha colocado la tasa de paro en el 23’3%... y nos ponemos al nivel de 1997… y eso que la serie comparable arranca en 2001 y hemos de recurrir a series no comparables en la que por aquellos día la cosa estaba en un paro del 20’72%... que hemos superado. Vamos, que tenemos, oficialmente, a día de hoy, 4’7 millones de parados y 2010 es el cuarto año consecutivo en el que el problema crece. Eso sí: se destruye menos empleo… ¡porque ya no quedan nichos de empleo que destruir!; nos ha jodido la cosa.

Los “bichos raros” del proceso han sido el País Vasco (ha bajado el paro anual en ocho mil personas) y la Comunitat Valenciana… donde ha bajado en ¡¡cien!! Personas. Albricias.

PD. Hoy he visto que en las farmacias aún venden árnica. Que lo sepan.


No hay comentarios:

Publicar un comentario