17 abr. 2010

¿Debate?, ¡ya!

Luz y taquígrafos; que nadie se pierda una coma. Moviola y ángulo contrario. Y si es posible, sensorround. Un debate es una técnica de comunicación donde ¡sólo se exponen argumentos! En el epicentro del debate no está el dar soluciones. Por ello, los debates son idóneos. Y el que quiera soluciones, que las busque y las trabaje, porque etimológicamente están a años luz del concepto debate: argumentación. ¿Debate?, ¡Ya! Pondrá las cosas en su sitio.

¡Qué impaciencia! Lo que tarda en llegar el momento. Y el caso es que se abren tres posibles realidades: victoria de uno, victoria del otro, o empate. En los tres casos hay perdedores y sólo en dos hay ganador. Un debate como éste recoloca a cada uno en sitio. Es que el imaginario local se ha travestido y no casan santos y peanas… y no es que unos sean más santos que otros. Vamos, que SÍ al debate Navarro Alvado-Pérez Fenoll/Pérez Fenoll-Navarro Alvado.

El alcalde Navarro Alvado tiene que salir al debate a argumentar su incómoda y muelle posición con un zurrón repleto de ñapas coloristas y vacuos (a día de hoy) proyectos. Ante sí tendrá al hoy concejal Pérez Fenoll que, en encaso de aprobar la asignatura de comunicación, sólo con lanzar sus argumentos deja imposibilitada la réplica por aplastamiento de hechos. Navarro Alvado cuenta con que la comunicación no es el fuerte del PP, ni aquí ni en Oymyakon. Pero no las tiene todas consigo: ¿y si suena la flauta y Pérez Fenoll se convierte en el primer pepero que sabe vender su gestión? Desde que se fundara, allá por 1989, el PP sigue sin aprobar la asignatura de comunicación. A veces, los hechos juegan a su favor, pero no porque sepan venderlos. Los ex de Alvado, comunican que es un primor; los de Rajoy comunican… como el teléfono: pi-pi—pi-pi—pi-pi. Hacer, hacen… pero vender: ¡Ramonet!

Y en los 3 casos hay perdedor: el pueblo de Benidorm, al que por un lado u otro le han robado un tiempo de realidades: por desconocimiento, por abulia, por inacción… ¡por lo que sea! Pero el gran perdedor será el tal Bañuls. Ni pincha ni corta en esto; no le necesitan. Hasta le pueden sacar los colores. Debaten dos y para salir airosos, uno y otro, demostrarán en Bañuls el daño ocasionado; la mentira esgrimida; el momio alcanzado. Nada más que por eso, ¡Debate ya!

No hay comentarios:

Publicar un comentario